Calidad de vida en ancianos que poseen un animal de compañía

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 5–Mayo 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº5: 56

Autor principal (primer firmante): Sara Barrado Lavilla

Fecha recepción: 12 de Febrero, 2021

Fecha aceptación: 5 de Mayo, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(5): 56

Autora: Sara Barrado Lavilla 1

Coautores: Jorge Barrado Lavilla 2, Sandra Serrano Orduña 3

  1. Diplomada en Enfermería y Máster en Gerontología Social, Universidad de Zaragoza
  2. Graduado en Enfermería, Universidad de Zaragoza
  3. Graduada en Enfermería, Universidad de Zaragoza

Resumen

El vínculo hombre-animal ha existido a lo largo de la historia y hemos establecido con los animales de compañía una relación física, emocional y social que ha ido en aumento. Vivimos en una sociedad envejecida, con personas mayores que viven en soledad y en grandes urbes de cemento, por lo que el poseer un animal de compañía les aporta beneficios que se dejan ver en su calidad de vida, mejorando así a nivel físico, psíquico y social.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

“La sensibilidad es la ventana por la que los animales se asoman al mundo “Jesús Mosterín [1 ]

Palabras clave:

Personas mayores, terapia asistida con animales, animal de compañía, calidad de vida

Abstract:

The animal man bond has existed throughout history and we have established a physical, emotional and social relationship with companion animals that has been increasing. We live in an aging society with elderly people living in solitude and in large cement cities, so owning a pet brings benefits that are seen in their quality of life, thus improving physically, psychologically and social.

“Sensitivity is the window through which animals look out into the world” Jesús Mosterín [1 ]

Key words:

publica-articulo-revista-ocronos

Elderly people, animal assisted therapy , companion animals, quality of life.

Objetivo

Realizar una revisión bibliográfica delos beneficios del efecto terapéutico que proporcionan los animales de compañía en ancianos.

Introducción

A lo largo de la historia las relaciones entre hombres y animales han sido variadas y crecientes, ya que los animales se utilizaban como medio de trabajo, fuente de alimento hasta ser útiles como fuente de afecto para sus dueños. Esta relación ha cambiado debido al proceso de domesticación, ya que suponía un beneficio mutuo para los seres humanos y especies domésticas [2]

Se han realizado varios estudios en los que se han explorado los efectos de la interacción con animales en salud en los seres humanos. Como es en el de caso de los estudios realizados por Erika Friedmann y sus colegas de la universidad de Pennsylvania, donde se observaron que con la compañía de una mascota tras pasar por un transcurso de una enfermedad grave favorecía los procesos de recuperación de la salud física de estas personas. Además de ha estudiado la influencia de una mascota en la calidad de vida de personas saludables y en personas con enfermedades agudas y crónicas [3].

También otros estudios llevados a cabo por Friedmann [4] dicen que la presencia de un animal de compañía produce una disminución de la frecuencia cardiaca y de la tensión arterial, estudios que fueron corroborados posteriormente por Braum [5].

Los animales nos transmiten su sensibilidad hacia nuestro estado de ánimo, enseñándonos a conocernos mejor. Un animal, es una fuente de la que emana la creatividad y sorpresas, ayudando en los transcursos de aquellas personas que sufren una enfermedad grave, sirviendo de apoyo en un momento necesario de la vida y elevando de este modo la autoestima [6].

El término vinculo hombre-animal es relativamente nuevo en la literatura científica, pero los conceptos que abarcan han estado con nosotros durante siglos. James Harris (California), define este vínculo como “esa relación física, emocional, intelectual y filosófica que aparece ente una persona o grupo familiar y un animal” [7].

La terapia de mascotas tuvo sus orígenes en tiempos pasados, y en los años sesenta en los Estados Unidos surge la hipótesis de que la relación entre distintas especies puede tener un efecto terapéutico [8].

Los animales parecen mejorar las interacciones sociales y promover la felicidad y la armonía sociales para la población en general, pero especialmente en personas de edad avanzada [9]. En nuestra cultura se tiende a aislar a los mayores y éstos se encuentran muchas veces en soledad. Las mascotas se pueden convertir en la única compañía para ellos, sirviéndoles de este modo de apoyo, y haciendo que se sientan útiles en la sociedad [10].

Los dueños de mascotas tales como el perro, establecen una relación de parentesco con estas, ya que las considera como parte de su familia, como un hijo o como un amigo muy especial. Las mascotas tienden a ocupar un lugar muy importante en las vidas y actividades de sus dueños [11].

El significado de una mascota para su dueño se ve influenciado por aspectos como la edad y el sexo de éste. Se han encontrado diferencias entre hombres y mujeres frente a la función que para ellos representa poseer una mascota; mientras que para las mujeres reporta una función facilitadoras social, además como ayuda para superar tiempo difíciles; los hombres consideran razones prácticas tales como que las mascotas facilitan el ejercicio físico [12].

Teniendo presente las variaciones demográficas poblacionales actuales, en los países desarrollados, un gran número de individuos se está desplazando del medio rural al urbano, aumentado los índices de envejecimiento de las personas que lo habitan, por lo que es necesario el acercar la naturaleza a las grande urbes de cemento, hecho que se pone de manifiesto por la búsqueda de flora y fauna dentro de la ciudad en sustitución de las relaciones interpersonales a cuya pérdida se ve abocado el colectivo de mayores, que generalmente tiende a vivir solos y aislado, por lo que la utilización de animales de compañía aparece como una alternativa con mucho futuro y como factor beneficioso para la salud de las personas mayores [13].

En las personas mayores la compañía de un animal como es el perro en sus domicilios, ofrece una gran oportunidad para mejorar la salud física, psicológica y aumentar las relaciones sociales. Un animal puede servirles de un gran estímulo para realizar ejercicio, salir a pasear y reduciendo así la ansiedad. Son también una oportunidad para el contacto físico y de este modo sentirse uno querido, reduciendo considerablemente el sentimiento de soledad e incluso la depresión, a la vez que ayuda a promover hábitos de vida más saludables y previniendo desequilibrios mentales. El poseer animal de compañía, desde el punto de vista sanitario puede servir como una herramienta para conservar y potenciar la salud de estas personas [7].

Dentro de los beneficios que puede aportar un animal de compañía destacan: [14]

  • Empatía
  •  Aceptación
  • Entretenimiento
  • Socialización
  • Estimulo mental
  • Contacto físico
  • Beneficios fisiológicos: como la relajación, disminución de la presión sanguínea según numerosos estudios, fortalecimiento muscular.
  • Beneficios psicológicos: Un estado afectivo positivo, sentido del humor, asociación o necesidades de proximidad con otros seres vivos, juego, necesidad de ser necesitado, independencia, incremento de la motivación, autoestima y sentido del logro, educación y estímulo para la actividad (estar ocupado, entretenido).
  • Beneficios sociales: Efecto catalizador o “lubricante social”, ya que estimulan la interacción social. Cohesión social, juego, etc.

No todo son beneficios los que un animal de compañía puede aportar a una persona. Existen algunos riesgos y precauciones que son convenientes tener en cuenta a la hora de poseer un animal de compañía: [14]

  • La zoonosis
  • Agresiones, mordeduras y arañazo
  • Alergias
  • Duelo de la mascota: Donde es importante contar co algún otro apoyo, familiares, amigos o asociaciones [15]
  • Costes económicos

Esta revisión se centra en el “efecto terapéutico” o beneficio que proporciona un animal de compañía en ancianos. Pero es importante distinguir varios conceptos que pueden llevar a confusión relacionados con los beneficios que se pueden obtener con un animal de compañía. Estos son:

  1. Terapia asistida con animales (TAAC): son intervenciones dirigidas a objetos concretos como parte integral de un proceso rehabilitador, mediante la interacción entre animal y paciente. Estas sesiones deben ser dirigidas por un Terapeuta profesional, fijando éste los objetivos y guiando la interacción existente entre animal y paciente, para concluir con una evaluación de todo el proceso y midiendo el progreso del mismo [16]
  2. Actividades asistidas con animales (AAA): son aquellos cuyo objetivo es la realización de actividades de beneficio motivacional, educacional y recreativo, para mejorar la calidad de vida de los destinatarios. Puede ser desarrollada en cualquier entorno por un especialista en estas actividades. Nadie evalúa ni mide el progreso del paciente [17].

Métodos

A través de una revisión bibliográfica en las bases de datos de PUBMED, SCIENCE DIRECT, CUIDEN PLUS, DIALNET y publicaciones de órganos oficiales se encontraron artículos científicos que trataban del tema de calidad de vida en ancianos que poseen un animal de compañía.

Resultados

Los resultados de esta revisión bibliográfica dan idea de que poseer un animal de compañía en poblaciones mayores favorecen las relaciones sociales y aumenta la calidad de vida de éstas. Siendo coincidentes con algunos autores como Odean Cusasck [7] que nombra los beneficios que un animal de compañía aporta a un ser humano.

Un animal de compañía, como el perro, actúa como un estímulo multisensorial que consigue atraer la monotonía de su dueño, motivándolo y logrando unos beneficios mutuos [18]. Algunos autores como Edurne Garay [17] se centra en la terapia asistida con animales, siendo ésta especialmente beneficiosa para las personas mayores institucionalizadas, y existiendo numerosos estudios relacionados con este tema [8,9,14].

Conclusiones

El poseer un animal de compañía tiene un efecto terapéutico en las personas mayores y es beneficioso para la calidad de vida de éstas.

A nivel psicológico las personas mayores dicen sentirse más felices, ya que le sentimiento de soledad desaparece, se comunican con el perro hablándole, y cognitivamente están más estimuladas, ya que tienen que darles de comer, sacarles a pasear, prestarles cuidados y jugar con ellos.

A nivel físico, la mayoría de las personas mayores padecen problemas osteoarticulares y motores, por lo que el poseer un animal de compañía les puede suponer un gran esfuerzo. Puede mejorar la forma de caminar y también las dificultades para las actividades básicas de la vida diaria (ABVD), debido a que un perro necesita salir diariamente al menos tres veces, estimulando la realización de ejercicio con pequeños paseos.

A nivel social, las relaciones interpersonales han mejorado, debido a las salidas del domicilio a los parques, aumentado así la comunicación y la autoestima.

Es muy gratificante observar como un animal puede ayudar tanto a una persona mayor, la cual necesita afecto, compañía y comprensión.

Bibliografía

  1. Mosterín J. ¡Vivan los animales! Editorial Debate. Madrid, 1998
  2. Serpell, J. (2000). The domestic dog. Cambridge: Cambridge University Press.
  3. Friedmann, E., Katcher, A.H., Lynch, J.J., Thomas, S.A. (1980). Animal companions and one-year survival of patients after discharge from a coronary care unit. Public Health Reports, 95, 307-312.
  4. Friedmann E., Katcher, A.H., Thomas, S.A., Lynch, J.J., Messent P.R (1983). Social interactions and blood pressure; the influence of animal companion. Journal of Nerv Mental Disease, 171: 461-465.
  5. Baun MM, Bergstrom N, Langtron NF, Thoma L. Physiological effects of petting dogs: Influence of attachment. En : Anderson RK, Hart BL, Hart LA. The pet conection: Its Influence on our Health and Quality of Life. Globe Publishing, St.Paul, MN, pp. 162-170.
  6. Estivill Sara (1999) «La terapia con animales de compañía convivir con mascotas: como benefician a las personas» Madrid: Tikal.
  7. Cusack, O. (2008): Animales de Compañía y Salud Mental. 2ª Edición. Fundación Affinity.
  8. Colombo G., Dello M., Smania K., Raviola R., De Leo D.Pet therapy and institutionalized elderly: A study on 144 cognitively unimpaired subjects. Arch. Gerontol. Geriatr. Suppl. 42 (2006) 207-216.
  9. Stasla M.F., et al. Pet- therapy : a trial for institutionalized frail elderly patients. Arch. Gerontol. Geriatr. Suppl. 9 (2004) 407-412.
  10. Alonso Y. ¿Los animales fomentan la salud humana? Un análisis preliminar. Rev. De Psicol. Gral. Y Aplic. , 2000, 53 (4), 693-700
  11. Gutiérrez G., Granados D.R., Piar N. (2007). Interacciones humano-animal: características e implicaciones para el bienestar de los humanos. Revista Colombiana de psicología, 16, 16 3 -18 4.
  12. Staats, S., Sears, K., & Pierfelice, L. (2006). Teachers’ pets and why they have them: An investigation of the human-animal bond.Journal of Applied Social Psychology, 36, 1881–1891.
  13. Salama I. Los animales de compañía como moduladores positivos de la salud de los mayores. www.isabelsalama.com.
  14. Martínez R. La terapia asistida por animales: una nueva perspectiva y línea de investigación en la atención a la diversidad. Indivisa, Bol. Estad. Invest,2008, n° 9, 117 -144.
  15. Oʻ donovan, S. (1997). Death in the family: helping with pets bereavement. Nursing Times, 93 (20), 62-64.
  16. San Joaquín M.P. Terapia asistida por animales de compañía. Bienestar para el ser humano. EAP Aranjuez II. Sector XI (marzo 2002) 143-149.
  17. Garay E. Terapia asistida con animales de compañía. Rev Prof Veterinaria. Abr- jun 2009. n° 17, 12-19.
  18. Corre J.E. et al. La compañía del perro y sus beneficios el ser humano. Para Alabama Cooperative Extensión System (2004) Agosto