Burnout, síndrome del quemado laboral

Incluido en la revista Ocronos. Vol. III. Nº 5 – Septiembre 2020. Pág. Inicial: Vol. III;nº5:736

Autor principal (primer firmante): Francisco Gutiérrez Álvarez

Fecha recepción: 31 de agosto, 2020

Fecha aceptación: 23 de septiembre, 2020

Ref.: Ocronos. 2020;3(5):736

Autor:

Francisco Gutiérrez Álvarez

Coautores:

publica-TFG-libro-ISBN

Alberto Canella Varela

Sandra Vázquez Rodríguez

Roberto González Rey

Resumen

En un mundo como el actual en el que el estrés laboral está a la orden del día, se deben poner los mayores medios posibles para evitar la situación que se da cuando se llega al punto del burnout, punto en el que, salvo excepciones, es muy raro sobrepasarlo sin algún tipo de terapias y, por este motivo, hemos de seguir unas pautas preventivas y unas actitudes que nos lleven a no tener que vernos en esa situación.

Palabras clave: síndrome, burnout, quemado, laboral, estrés, auxiliar, administrativo

Introducción

El Burnout laboral, conocido también como el síndrome del quemado o síndrome de cansancio emocional. Es un trastorno observado por primera vez en el año 1969 a un grupo de policías que presentaban un comportamiento extraño. Desde los años ochenta ha sido objeto de investigación pero no fue hasta los años noventa cuando se llegó a un consenso en cuáles son las causas que lo provocan y las consecuencias que provoca.

Ligado con el ámbito laboral, es un estrés causado por el trabajo y el estilo de vida que lleva el empleado, el trabajador sufre un agotamiento mental que acarrea consecuencias que pueden afectar al trabajador tanto físicamente como psicológicamente. El trabajador puede perder interés en sus labores, falta de responsabilidad e incluso grandes depresiones.

Las principales manifestaciones son: estado de nerviosismo, baja autoestima, aburrimiento, irritabilidad, bajo rendimiento, dificultad para concentrarse, problemas tanto gastrointestinales como cardiovasculares, dolores musculares, falta de apetito sexual, problemas en la piel, jaquecas… El síndrome de burnout suele presentarse en personal que ha elegido su carrera profesional de manera vocacional y en menos porcentaje cuando el trabajo se lleva a cabo de manera obligatoria. Este síndrome se manifiesta en el entorno laboral pero puede alcanzar la vida familiar del trabajador.

Existen dos tipos de Burnout; Activo y pasivo.

El Burnout activo: el trabajador se muestra asertivo.

El Burnout pasivo: el trabajador muestra apatía.

Objetivos

Conocer la evidencia disponible acerca del síndrome de burnout.

Método

Realización de un estudio teórico en webs y bases de datos especializadas sobre el tema utilizando las palabras siguientes palabras clave: Estrés, ansiedad, trabajador, depresión, cansancio, agotamiento,

Resultados

Podemos extraer que la principal causa del síndrome de burnout son las condiciones que se dan en el trabajo y en su entorno. Un estrés crónico puede acabar provocando un burnout, detonante de esto puede ser que el trabajador este sometido a una gran carga de trabajo o a un estrés continuado, malas relación con los compañeros, no recibir la suficiente formación para desempeñar las labores de su puesto, etc.

Causas que provocan un aumento de la sobrecarga laboral:

  • Falta de tiempo para llevar a cabo las tareas o un exceso de burocracia en el trabajo.
  • Expectativas del trabajador
  • Cualidades del trabajador (personas inseguras o dependientes)
  • Mal ambiente en el entorno laboral
  • Falta de motivación del trabajador
  • Cuando el trabajador está expuesto continuamente al público.
  • Monotonía en el trabajo
  • Demasiada responsabilidad en el puesto de trabajo
  • Poca comunicación con el resto de compañeros o superiores

La prevención debe de comenzar en la empresa del empleado. Lo primero que se debe hacer es intentar reducir el estrés y la ansiedad para ello se evaluarán todas las situaciones que lo provocan; Para ello debe facilitarse al trabajador las herramientas adecuadas para poder ejecutar el trabajo de la mejor manera posible sin sobrecargarlo.

Es recomendable que el trabajador cambie sus objetivos y ambiciones en el trabajo, de tal manera que sus aspiraciones se ajusten más a la realidad. Si es necesario buscará ayuda en sus compañeros y familiares, también puede ayudar la realización de ejercicio físico para desconectar la mente del trabajo. Se recomienda realizar meditación o escuchar música para ayudar a relajarse.

Si con todo esto no se consigue una mejora, se recomienda al trabajador acudir a terapia o a un psicólogo que le ayude a afrontar las situaciones que le provocan estrés.

Se recomienda también llevar una vida saludable, intentando dormir más de ocho horas al día.

Conclusiones

Los hábitos son una gran herramienta para combatir el hartazgo ya que te ayudan a reducir el proceso consciente de tomar decisiones. Hay que dividir las metas grandes en pequeños objetivos.

Bibliografía

  1. https:// psicologiaymente.com/ organizaciones/burnout – sindrome-del-quemado
  2. https:// cuidateplus.marca.com/ enfermedades/ psiquiatricas/ sindrome-de-burnout
  3. http:// www.medicosypacientes. com/articulo/ sindrome-de-burnout -un-riesgo-para-el -medico-y-el-paciente-y-un – agujero-para-el-sistema
  4. https:// institutoneurociencias. med.ec/component/ k2/item/15033- sindrome-de-burnout- 14-signos-de-agotamiento -laboral