Icono del sitio Ocronos – Editorial Científico-Técnica

Burnout o el desgaste en el personal sanitario: Revisión bibliográfica

burnout-desgaste-personal-sanitario

Raquel Fernández Arias 1, Desiré Martínez Gómez 1, Noelia Cernuda Mora, Sara Haida Suárez Suárez 2, Ricardo González Ovies 2.

Hospital Universitario Central de Asturias 1, Hospital Fundación Avilés 2

INTRODUCCIÓN

El síndrome de Burnout (SB) o también conocido como síndrome de desgaste profesional, síndrome de sobrecarga emocional, síndrome del quemado o síndrome de fatiga en el trabajo fue declarado, en el año 2000, por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un factor de riesgo laboral, debido a su capacidad para afectar la calidad de vida, salud mental e incluso hasta poner en riesgo la vida del individuo que lo sufre 1.

El Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional define el estrés ocupacional como las reacciones nocivas físicas y emocionales que ocurren cuando las exigencias del trabajo no igualan las capacidades, los recursos o las necesidades del trabajador.

La definición más aceptada es la de la Psicóloga Cristina Maslach, la cual lo describe como una forma inadecuada de afrontar el estrés crónico y sus rasgos más característicos son, agotamiento emocional, despersonalización y disminución del desempeño personal 1. Posteriormente, P. Gil-Monte lo define como: “una respuesta al estrés laboral crónico integrado por actitudes y sentimientos negativos hacia las personas con las que se trabaja y hacia el propio rol profesional, así como por la vivencia de encontrarse agotado” 2

Por otro lado en 1981, Pines, Aronson y Kufry desarrollaron una definición que no se restringía solo a los profesionales de ayuda, sino que era más amplia: “Es el estado de agotamiento mental, físico y emocional, producido por involucrarse de forma crónica en el trabajo en situaciones emocionalmente demandantes”.

Pines relata el alcance que posee la calidad de las relaciones interpersonales en el trabajo, así como las posibilidades de promoción, aprendizaje continuo y progreso de la carrera profesional como elementos ineludibles para poder prevenirlo 3.

El síndrome de Burnout posee una alta incidencia entre el personal que se dedica al cuidado de la salud y como entidad, es conocida la capacidad que posee de afectar a la calidad de vida de los individuos que lo sufren por lo que es vital entenderlo para poder prevenirlo y tratarlo 4

.

Delante de las múltiples consecuencias del síndrome de burnout surgen eventos adversos en asistencia, disminución en la calidad de los cuidados, disminución del bienestar, ausentismo y tasa de rotación aumentada, por tanto es necesario que tanto los propios trabajadores como los gestores se conciencien de la problemática y de esta manera exista empeño para promover ambientes de trabajo más saludables.

El instrumento más importante en el diagnóstico de esta patología es el Marlach Burnout Inventory (MBI) que nos permite valorar la gravedad del síndrome mediante su prevalencia con base en puntos de corte, que permiten saber qué porcentaje de personas de un determinado grupo presenta síndrome de Burnout. Este es el considerado estándar oro para la evaluación en diversas profesiones incluyendo la Enfermería 5.

Teniendo en cuenta lo expuesto anteriormente se pretende estudiar la afectación que produce este síndrome al personal sanitario, así como los factores asociados que predisponen a padecerla.

METODOLOGÍA

Se realizó una búsqueda sistemática de los artículos más relevantes relacionados con el síndrome de Burnout. Se incluyeron artículos en inglés y español en las bases de datos PubMed y Cochrane. Se utilizaron las palabras clave (Burnout, sanitarios, estrés).

RESULTADOS

En respuesta al complejo ambiente de trabajo en salud en el que actúan dichos profesionales, el Burnout constituye un fenómeno psicosocial emergente, entre por ejemplo los trabajadores de Enfermería 6. En cuanto a los factores que predisponen a sufrir estrés laboral:

El trabajo a turnos ha sido asociado a diversas alteraciones en las funciones biológicas, que conducen a daños físicos y mentales. Los profesionales sanitarios deben ofrecer atención veinticuatro horas por día todos los días de la semana, por lo que precisan someterse a esta forma de organización laboral, siendo el trabajo a turnos indispensable para garantizar la continuidad de los cuidados prestados a los pacientes 7.

Los trabajadores del turno nocturno, insatisfechos con el sueño, presentaron más agotamiento emocional, lo cual es un factor relacionado con la aparición de burnout 8 Las relaciones interpersonales que concurren en el ámbito laboral, muchas veces de conflicto, fomentan el malestar en el trabajo y con ello la aparición del síndrome de burnout9.

La alta demanda de pacientes hace que los recursos tanto humanos como tecnológicos sean deficientes, aumentando la tensión emocional, convirtiéndose así en un factor de riesgo 9.

La convivencia cotidiana con sufrimiento y muerte, enfrenta frecuentemente a los trabajadores sanitarios, con agentes generadores de estrés ocupacional, lo cual influencian la salud mental 9.

La despersonalización se asocia con ansiedad por falta de realización personal, los síntomas incluyen una sensación de automatismo presentando una desconexión con el ambiente. Este factor está relacionado con el estrés laboral, lo cual se pone de manifiesto en que los trabajadores que llevaban tres años o más desempeñando el mismo puesto, presentaban más riesgo de despersonalización y de burnout. Hay una relación que establece la autonomía del trabajo como factor protector de despersonalización 10

, no obstante la alta despersonalización de forma independiente fue mayor entre los enfermeros en relación a auxiliares y técnicos de Enfermería, pese a que los auxiliares y técnicos presentaron más probabilidades de baja realización profesional. Este factor de confusión puede estar relacionado con el ritmo de trabajo que a su vez y de manera independiente predispone a enfermedad mental y consecuentemente a comprometerse menos con el trabajo 11.

El bajo apoyo social estuvo asociado a todas las dimensiones de Burnout 12

En cuanto a los factores protectores:

CONCLUSIONES

El síndrome de burnout posee una alta incidencia entre el personal que se dedica al cuidado de la salud, es conocida su capacidad de aceptar la calidad de vida de los individuos que lo sufren, por lo que es vital entenderlo para poder prevenirlo y tratarlo.

La prevención y tratamiento del síndrome de burnout transciende en lo individual y permite obtener beneficios significativos (mayor ingreso económico, mejor trato al paciente y menor ausentismo entre otros).

Tras la revisión bibliográfica hemos encontrado factores asociados al estrés ocupacional como son, el trabajo a turnos, las relaciones interpersonales conflictivas, la alta despersonalización y el bajo apoyo social. Por otro lado el reconocimiento laboral y la satisfacción con los recursos financieros, el tiempo libre y pertenecer a alguna religión fueron evidenciados como factores protectores y deben ser la clave a seguir para reducir este síndrome.

Como regla general entre las acciones para reducir el estrés ocupacional se debe dar prioridad al cambio de organización para mejorar las condiciones de trabajo, si bien es cierto que probablemente solo esta medida no va a eliminar completamente el estrés en todos los trabajadores, por esta razón una combinación de cambio organizacional (volumen de trabajo acorde con capacidades y recursos de los trabajadores, definir claramente papel y responsabilidad del trabajador, permitir al trabajador participar en decisiones que afecten al trabajo, mejorar la comunicación, reducir la incertidumbre sobre crecimiento profesional y posibilidad de trabajo en el futuro) y manejo del estrés muchas veces es el enfoque más exitoso para prevenir el estrés laboral. Sobre el manejo del estrés se recomiendan intervenciones sobre la capacitación en estrategias para sobrellevar situaciones estresantes relajación progresiva técnicas conductuales y manejo del tiempo.

REFERENCIAS

  1. Acebes, G.A. (2006). Síndrome de Burnout. Archivos de neurociencias, 11, 4, 305-309
  2. Gil, P. (1999). Perspectivas teóricas y modelos interpretativos para el estudio del síndrome de quemarse por el trabajo. Anales de Psicología 15, 261-268
  3. Mingote Adan, JC. Pérez García, S (2003).Estrés en la Enfermería: El cuidado del cuidador.
  4. Saborio Morales, L. Hidalgo Murillo, L. (2015) Síndrome de Burnout. Revisión Bibliográfica. Medicina legal de Costa Rica, 1409-0015
  5. Medeiros-Costa, M.E: Maciel, R.H. Rego, D.P. et al. (2017) Ocupational Burnout syndrome in the nursing context: all integrative Literature review. Rev Enfermería usp.
  6. Bakker AB, Demerouti E, Sanz Vergel, AI. Burnout and work engagiment: The JD-R Approach. Annu Rev Organ Psychol Organ Behav 2014 1: 389-411.
  7. Matheson A, O’Brien L, Reid JA. The impact of shiftwork on health: a literature review. J Clin Nurs. 2014;23 (23-24):3309-20.
  8. Vidotti V. Riveiro, R.P. Galdino, M.J.Q. Martins, J.T. Burnout Syndrome & Shift Work Among the Nursing Staff. Rev. Latino-Am. Enfermagen. 2018; 26: E30-22.
  9. McHugh MD, Stimpfel AW. Nurse reported quality of care: a measure of hospital quality. Res Nurs Health. 2012;35(6):566-75.
  10. Johanson G, Sandahl C, Hasson D, Role Stress among first line nurse managers and registered nurses acomparative study. 2013; 21 (3):449-58.
  11. Van Bogaert P, Kowalski C, Weeks SM, et al. Relationship between nurse practice environment, nurse work characteristics, burnout and job out come and quality of nursing care: A cross – sectional survey. Int J Nurs Stud. 2013;50 (12): 1667-77.
  12. Yao Y, Yao W, Wang W, Li H, Lan Y. Investigation of risk factors of psychological acceptance and Burnout syndrome among nurses in China. Int J Nurs Pract. 2013;19 (5):530-8.
  13. Bacha AM, Grassioto OR, Goncalves SP, et al, Job satisfaction of nursing staff in a University Hospital. Rev Bras Enferm. 2015; 68 (6): 1130-8.
  14. Galea M, Assessing the incremental validity of spirituality in predicting nurses burnout. Arch Psychol Religion 2014; 36 (1):118-36.
Salir de la versión móvil