Bronquitis en bebés

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. Nº 1–Enero 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; nº 1: 387

Autor principal (primer firmante): Lidia Pulido Ferrer

Fecha recepción: 22/12/2023

Fecha aceptación: 18/01/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(1): 387

Autores:

Lidia Pulido Ferrer (TCAE)

Marta Mondaray Alonso (TCAE)

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Cristina González González (TSIDMN)

Ester Sánchez Navarro (TSIDMN)

Miguel Ángel Muñoz Borja (TCAE)

Julia Pueyo Pelleja (TSIDMN)

Categoría profesional:

Técnico en cuidados auxiliares de Enfermería y Técnico en imagen para el diagnóstico y Medicina nuclear.

Palabras clave:

publica-articulo-revista-ocronos

Bronquitis, bronquios, virus, infección, agentes causales, factores ambientales, factores regionales, factores socioculturales, lactante, agente irritante, enfermedad subyacente, obstrucción luz bronquial, cianosis, colonización bacteriana, aleteo nasal, tiraje intercostal, silbido respiratorio, obstrucción alveolar, farmacológico, no farmacológico, asfixia, disnea, lavado nasal.

Resumen

La bronquitis es una inflamación de las vías aéreas bajas, en la cual los bronquios se inflaman debido a una infección, un virus o por otras causas. Algún ejemplo de los agentes causales más frecuentes podría ser: Adenovirus 1-7 y 12, virus influenza A, B, virus parainfluenza 1, 2 y 3, virus respiratorio sincitial, rinovirus y micoplasma pneumoniae.

También podemos encontrarnos con factores ambientales que favorezcan la propagación de la infección de las vías respiratorias altas como serian algunas sustancias irritantes presentes en el ámbito doméstico, por ejemplo, sería el tabaco, los insecticidas o los aerosoles o factores urbanos como la contaminación atmosférica de las grandes ciudades o factores regionales como el clima húmedo, meses fríos o cambios bruscos de temperatura.

Existen también factores socioculturales como pueden ser los hábitos higiénicos, la alimentación o la asistencia o no a centros de educación infantil. Es bastante frecuente en los primeros años de vida, y cuando más tiende a complicarse es en los lactantes, fundamentalmente en aquellos con edades comprendidas entre los tres y seis meses de vida. Cuando este proceso se complica y empeora, suele desembocar en una infección respiratoria.

Desarrollo

Según su duración, podemos distinguir entre bronquitis aguda, que es de corta duración y predomina en niños menores de cuatro años en épocas invernales, o bronquitis crónica, que es de larga duración. Hablamos de bronquitis crónica en aquellas cuya duración exceda de un periodo de tiempo superior a tres semanas o se presente reiteradamente.

Esto podría deberse al resultado de una lesión agravada por un episodio agudo, una exposición de agentes irritantes o la existencia de una enfermedad subyacente.

La bronquitis, normalmente comienza con una tos seca, irritante y dolorosa, pero, conforme avanza el proceso, tiende a volverse blanda, productiva y húmeda. Puede llegar a aparecer fiebre e incluso acompañarse de una obstrucción de la luz bronquial, por lo cual hablaríamos de palidez, cianosis, agitación e insomnio. Su evolución suele ser de 5 -10 días. Normalmente, en caso de durar más, se sospecharía de colonización bacteriana.

En bebés, los signos más característicos son el aleteo nasal y el tiraje intercostal si esto se observa, es imprescindible acudir a urgencias o a su pediatra habitual lo antes posible para ponerle solución, ya que hablaríamos de una dificultad respiratoria y todo lo que ello conlleva.

Por otro lado, es característico el ronroneo o silbido respiratorio, aunque generalmente suele ir acompañado de tos mucosa. Otros de los síntomas que podemos apreciar serian: tos sanguinolenta, fiebre, escalofríos, dolor de garganta, dolor de cabeza inflamación de los bronquios y de las paredes bronquiales, obstrucción de los alveolos, fatiga y agotamiento, burbujeo, ronquera y malestar general.

Puede tratarse farmacológicamente de diferentes maneras y será el saber su causa lo que hará que sea factible un tratamiento u otro. En caso de considerarse de origen bacteriana, será tratado con antibióticos, mientras que, si se considera asmática, sería tratada con inhaladores, para así evitar asfixia, disneas o inflamaciones.

Además, y no menos importante que el uso de tratamientos farmacológicos, mención merece el descanso, la buena hidratación, el uso de humidificador para tener la humedad adecuada en el aire facilitando la respiración al bebé y alejar al bebé de ambientes en los que haya fumadores y los lavados nasales continuos para despejar físicamente, en este caso, las vías respiratorias de mucosidad.

Estos lavados nasales son especialmente recomendables, sobre todo, antes de las comidas para que así el bebé pueda comer sin tanta dificultad.

Conclusión

La bronquitis es una enfermedad que podemos considerar, en base a su periodicidad, crónica o aguda, y en la que podemos hallar sus orígenes en diferentes factores. Afecta fundamentalmente a los bebés.

En cuanto a su tratamiento, existen los diferentes fármacos que actúan según origen, pero también, y no menos importante, los tratamientos físicos, como son el uso de humidificador o lavados nasales en abundancia.

Bibliografía

  1. Bronquitis – Wikipedia, la enciclopedia libre
  2. Bronquitis en niños: que es, síntomas, causas y cómo tratar (okdiario.com) Bronquitis en la infancia | Farmacia Profesional (elsevier.es)