El auxiliar administrativo de sanidad y el protocolo de inmunización del COVID-19

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 12–Diciembre 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº12: 363.5

Autor principal (primer firmante): Iman El Hammouti Raiss

Fecha recepción: 10 de diciembre, 2022

Fecha aceptación: 21 de diciembre, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(12) 363.5

Autores:

  1. Iman El Hammouti Raiss
  2. Lubna Mohamed Mohamed
  3. Samira Benaisa Hassan
  4. José Romero Mohamed
  5. Laila Abdeselam Mohamed
  6. Elisa María Guillén Rérez

Introducción

El COVID-19 es una enfermedad respiratoria altamente contagiosa causada por el virus SARSCoV-2. Se cree que el virus se transmite de persona a persona en forma de gotas que se liberan cuando una persona infectada tose, estornuda o habla. Los signos y síntomas más comunes del COVID-19 son fiebre, tos y dificultad para respirar.

También se pueden producir fatiga, dolores musculares, escalofríos, dolor de cabeza, dolor de garganta, secreción nasal, náuseas y vómitos, diarrea y pérdida del gusto y el olfato. Los signos y síntomas pueden ser leves o graves y, por lo general, aparecen de 2 a 14 días después de la exposición al SARS-CoV-2.

publica-TFG-libro-ISBN

Las vacunas COVID-19 se usan para preparar el sistema inmunológico y proteger contra enfermedades. Estas vacunas son herramientas importantes para prevenir la pandemia de COVID-19.

Vacunas: – Comirnaty (Pfizer / BioNTech). – Moderna. -Astra Zeneca. – Jansen.

Objetivos

Conocer el protocolo de inmunización de COVID-19.

Metodología

La elaboración de este trabajo se ha realizado mediante la consulta de la literatura, tanto científica como textual, mediante bases científicas y libros bibliotecarios. Se han establecido filtros de búsqueda por años, especialmente actuales. Idioma del texto, tanto en inglés como español. Y acceso completo a los artículos científicos.

Desarrollo

Las vacunas se clasifican como residuos sanitarios del Grupo III. Se recomienda:

  • Sellar el contenedor de residuos.
  • Cerrar la tapa cuando el recipiente esté lleno.
  • Utilizar contenedores de acuerdo al tipo de residuo (en este caso los punzantes van en el contenedor amarillo).
  • No cubrir la aguja.

Después de la vacunación, las personas vacunadas deben recibir información posterior a la vacunación y ser monitoreadas inmediatamente para detectar reacciones mientras se administra la vacunación. En ambos casos, las personas vacunadas deben evitar conducir durante los 15 minutos posteriores a la vacunación por el supuesto riesgo de desmayo.

Las personas con antecedentes de reacciones alérgicas graves deben continuar controlándose hasta 30 minutos después de la vacunación, independientemente de la causa. Asegúrese de que los pacientes vacunados entiendan que deben recibir una segunda dosis de la misma vacuna 21 días (±2) después de la primera dosis para completar el ciclo.

Contraindicaciones: No se debe administrar la vacuna COVID-19 si:

  • Si ha tenido una reacción alérgica inmediata o grave (anafilaxia).
  • Reacción alérgica grave o inmediata tras la primera dosis de vacuna ARNm frente al COVID-19. Una reacción alérgica grave que requiera tratamiento con epinefrina o un epipen, o que busque atención médica.

Una reacción alérgica inmediata ocurre dentro de las 4 horas posteriores a la vacunación e incluye síntomas como sarpullido, hinchazón y sibilancias.

Complicaciones potenciales: Los ensayos clínicos de las vacunas existentes antes de su aprobación informaron eventos adversos, como reacciones cutáneas, que a veces no se especificaron.

Brazo COVID: Esta es la reacción más común en las personas que reciben la vacuna COVID-19 y se llama brazo COVID debido a la aparición de parches edematosos y eritematosos de diferentes tamaños en el sitio de vacunación. Estas erupciones se han mostrado con otras vacunas, como como la combinación neumocócica. Reacción inflamatoria caracterizada por la aparición de edema, eritema y nódulos en zonas que han recibido rellenos dérmicos tras procesos como infección vírica o vacunación. También se ha demostrado que surge durante la infección por SARS-COV-2 y, en algunos casos, se aísla después de la vacunación contra el COVID-19.

Aunque cada una de las vacunas anteriores tiene su propio mecanismo de protección, las vacunas Comirnaty y Moderna tienen mecanismos de acción muy similares, lo que sugiere que utilizan una plataforma de ARN mensajero con envoltura lipídica para facilitar la terapia.

Sin embargo, la vacuna de Astra Zeneca utiliza una plataforma basada en vectores, en concreto un adenovirus de chimpancé que ayuda a generar el material genético necesario para codificar la proteína S en las células humanas. Y finalmente Ad26 de Janssen Vaccines. COV2.S es un vector de adenovirus recombinante incompetente para la replicación del serotipo 26 (Ad26) en el que codifica una proteína y es capaz de producir parte de la proteína S.

Bibliografía

  1. Vacunación COVID-19 Gobierno de España. (s. f.). Vacunación COVID-19 Gobierno de España. Recuperado 10 de diciembre de 2022, de https://www.vacunaCOVID. gob.es/homepage
  2. Vacunas contra el COVID-19 | CDC. (s. f.). Recuperado 10 de diciembre de 2022, de https://espanol.cdc. gov/coronavirus/2019-ncov /vaccines/index.html