Autocuidado en la alimentación de los profesionales de Enfermería

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 10–Octubre 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº10: 25

Autor principal (primer firmante): Jazmín Rebeca Chávez Martínez

Fecha recepción: 22 de Septiembre, 2021

Fecha aceptación: 3 de Octubre, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(10): 25

Autores:

Jazmín Rebeca Chávez Martínez, Betzabeth Donají Del Carmen Estrada, Lizeth Andrea Huerta Ortega, Wendy Penélope Martínez Estrada, Luis Alberto Regalado Ruiz y María de los Ángeles Godínez Rodríguez.

Universidad Nacional Autónoma de México-Facultad de Estudios Superiores Iztacala / Carrera de Enfermería.

publica-TFG-libro-ISBN

Resumen

Introducción: La siguiente investigación tuvo como objetivo: analizar la percepción del autocuidado referido a prácticas, acciones o desempeño que incluye lo realizado para analizar, evaluar y actuar en beneficio de la persona respecto a la alimentación de los profesionales de Enfermería (Bellido y De Luis, 2010). Se realizó una investigación de enfoque cualitativo, bajo el método fenomenológico. Para recolectar la información se utilizó una entrevista semiestructurada por una serie de preguntas aplicada a cinco profesionales de Enfermería que brindan sus servicios en el primer nivel de atención ya que llevan a cabo acciones de promoción de la salud, prevención y detección de enfermedades y atención ambulatoria a la morbilidad más frecuente dando apoyo a la comunidad (NOM 019, 2013). Los datos obtenidos en las entrevistas se analizaron de acuerdo con el manejo de datos y nos enfocamos a dividir los datos en los 3 subprocesos de Huberman y Miles (1994).

Metodología: Se realizó un estudio a profesionales de la salud en el área asistencial de las clínicas de atención a la salud durante el periodo de octubre. Se empleó una entrevista la cual nos accedió a información importante. El tamaño de la investigación quedó conformado por 5 profesionales de la salud.

Hallazgos: Se observó que el personal de Enfermería no cuenta con los conocimientos suficientes para llevar un régimen alimenticio adecuado, ya sea por una carga de trabajo o por la falta de interés en su propia salud. Teniendo información importante ya que, es contradictorio que los profesionales sean los que descuiden su alimentación.

Conclusión: La alimentación, salud y autocuidado en el personal de la Enfermería tiene un importante déficit de atención, considerando las valoraciones y prácticas que fueron identificadas durante esta investigación. También, se tiene en cuenta el desinterés que tienen por su imagen personal y los malos hábitos alimenticios que tienen día a día.

Palabras clave

Autocuidado, alimentación, estrés, percepción.

Introducción

Durante sus años de formación un profesional de Enfermería tiene el deber de conocer a fondo las bases para un autocuidado y tener un amplio conocimiento en nutrición para poder llevar a cabo una alimentación balanceada y con base en esto poder dar consultas a primer nivel de atención sanitaria sobre medidas de prevención para obesidad, desnutrición o algún trastorno alimenticio.

Los profesionales de Enfermería tienen un papel esencial en la educación para la salud de la sociedad mexicana. A través de la información que ellos difunden es como las personas van conociendo conceptos básicos como autocuidado, alimentación balanceada y las actividades que deben realizar para poder prevenir trastornos alimenticios.

El desarrollo teórico, que se planteó en esta investigación, está sostenido en la teoría de que Enfermería está compuesta por un campo disciplinar y otro profesional. El campo disciplinar se desarrolla a partir de las experiencias y vivencias, así como la manera en que interpreta los diferentes fenómenos de su área de estudios. El campo profesional es el conjunto de conocimientos que se adquieren de manera bibliográfica.

Y podemos denotar que la disciplina profesional de Enfermería figura a las ciencias aplicadas más que a las ciencias puras, ya que esta dedicadas a la aplicación del conocimiento con el fin de lograr utilidad social, es por esto la importancia de conocer la percepción de autocuidado enfocada a la alimentación de dichos profesionales

Se busco identificar los motivos sobre la discrepancia entre conocer las prácticas para llevar un adecuado autocuidado alimenticio y que estos conocimientos adquiridos en la teoría de su formación académica no sean llevados a cabo a la práctica de su vida cotidiana, así como conocer el motivo del descuido en la alimentación y la razón de la prevalencia de ciertas patologías, como el Sobrepeso, Obesidad, Hipertensión, diabetes Mellitus, Cáncer entre otras enfermedades.

Para que la alimentación pueda ser considerada sana, debe ser Suficiente, Completa, Armónica y Adecuada. Se considera suficiente la alimentación que proporciona las cantidades óptimas de la energía y los nutrientes esenciales para la vida, es decir, las proteínas, grasas, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y agua; así como la cantidad de fibra dietética necesaria para una correcta función intestinal (ENSANUT 2018).

El estudio tuvo como objetivo analizar la percepción de autocuidado en la alimentación de los profesionales de Enfermería

Metodología

Se realizó un estudio cualitativo, descriptivo, fenomenológico, con el fin de conocer el autocuidado en la alimentación de los profesionales de Enfermería.

Los sujetos de estudio fueron cinco profesionales de Enfermería que brindan sus servicios en el primer nivel de atención. El método que se empleó para determinar el número de sujetos fue mediante la inclusión, según Alvarado (2015) se refiere a que son todas a las características particulares que debe tener un sujeto u objeto de estudio para que sea parte de la investigación. Estas características, entre otras, pueden ser: la edad, sexo, grado escolar, nivel socioeconómico, estado civil, etc.

Se estima que dentro de la investigación cualitativa el método queda bajo perspectiva del investigador ya que es el fruto del propio proceso que se genera con el acceso al campo del investigador. Se estima cinco sujetos profesionales de Enfermería que fungirán como informantes con el fin de conocer el autocuidado en su alimentación. Los criterios de inclusión considerados fueron: ser profesional de Enfermería, desempeñar el rol asistencial, verificar de acuerdo con la talla y peso que el IMC sea mayor a 25 kg/m2, sexo indefinido.

Para la captación de la información se utilizó la entrevista semi estructurada que supone una situación conversacional cara a cara y personal. En ella el entrevistado es situado como portador de una perspectiva. “La entrevista se enmarca en el quehacer cualitativo como una herramienta eficaz para desentrañar significaciones, las cuales fueron elaboradas por los sujetos mediante sus discursos, relatos y experiencia” Troncoso, Amaya (2016). Se utilizará una técnica mixta, alternando preguntas estructuradas y con preguntas espontáneas.

La entrevista se llevó a cabo en las instalaciones de Primer Nivel de Atención (UMF) de manera individualizada, utilizando recursos propios (grabadora y el formato de la entrevista). Los datos obtenidos en las entrevistas se analizaron de acuerdo al manejo de datos y nos enfocamos a dividir los datos en los 3 subprocesos de Huberman y Miles (1994).

Nuestro análisis se estructuró en tres subprocesos:

Primero: se buscaron temas referentes al estudio, con el fin de examinar y reducir la información obtenida para ser congruente con lo que se desea obtener y explicar.

Posteriormente: se modificaron, reunieron y analizaron todos los datos que se obtuvieron de los temas investigados y de los datos obtenido por nuestros seudónimos, con el fin de presentar lo más sobresaliente de los datos obtenidos.

Finalmente: se realizó la interpretación de la información de los datos dando como resultado una clasificación de categorías y subcategorías de acuerdo a lo obtenido por las entrevistas planteadas cómo lo fue: “carga de trabajo”, “viviendo con estrés”, “accesibilidad en los alimentos”, entre otras, dando una conclusión sobre lo investigado.

Esta investigación tiene como propuesta de análisis a Miles y Huberman, por lo que se estructura de acuerdo a estos investigadores, también, nos basamos conforme al reglamento de la Ley General de Salud en materia de Investigación para la Salud; basándonos en el artículo 20, 21 y 22, en el cual se plasman el concepto, definición y forma del consentimiento informado, el cual se les dio a firmar a los seudónimos.

Hallazgos y discusión

Los sujetos de estudio fueron cinco profesionales de Enfermería que brindan sus servicios en el primer nivel de atención, los criterios de inclusión estipulados fueron: ser profesional de Enfermería, desarrollar el rol asistencial, sexo indistinto y mantener un índice de masa corporal (IMC) mayor a 25 kg/m2. (Tabla 1).

Tabla 1. Descripción de los participantes

autocuidado-alimentacion-profesionales-enfermeria.jpg

Con los hallazgos identificados, se construyeron dos categorías que llevan por nombre 1. Factores que influyen el autocuidado en la alimentación con subcategorías 1.1 Carga de trabajo 1.2 Falta de tiempo y 1.3 Horarios de comida.

2. Estilo de vida alimenticia con subcategorías 2.1 Viviendo con estrés 2.2 Selección de los alimentos y 2.3 Gustos o preferencias.

1° CATEGORÍA: Factores que influyen el autocuidado en la alimentación

Reyes. M. (2019) define el autocuidado como las actividades de salud no organizadas y a las decisiones de la salud tomadas por individuos, familia, vecinos, amigos, colegas, compañeros de trabajo, etc. Comprende el contexto normal de la vida cotidiana de las personas.

Dorothea Orem (La teoría Déficit de autocuidado de Dorothea Orem 2017) orienta como una actividad que debería estar transversalmente presente en la vida de todo ser humano y que nace de las necesidades de los individuos, buscando controlar aquellos factores que interfieren en su desarrollo.

Subcategorías

1.1 Carga de trabajo

Ana Alcayafa (2016) la menciona como la cantidad de actividad que puede ser asignada a una parte o elemento de una cadena productiva sin entorpecer el desarrollo total de las operaciones. La carga de trabajo dentro del área de salud es el conjunto de requerimientos psicofísicos a los que se ve sometido el trabajador a lo largo de su jornada laboral, llevándolo a ciertas acciones o actitudes que pueden deteriorar su efectividad (ENSANUT 2018).

Un factor importante que interfiere en la alteración del autocuidado en la alimentación es la carga de trabajo ya que cuentan con poco tiempo para deglutir y/o preparar sus alimentos, ya sea desayuno, comida o cena, en la parte clínica no existe un horario que haya para esta actividad, por lo que el personal de Enfermería busca la hora que se pueda para ingerir sus alimentos.

Susana

[…] realmente no llevo un autocuidado como tal debido a mi carga de trabajo, es muy difícil realmente tener ese cuidado o hacer las cosas por mi […]

[…] mi hora de la comida igual varía dependiendo la carga de mi trabajo […]

Lizeth

[…] no como a mis horas por estar aquí en el trabajo, y luego llegan pacientes y la carga de trabajo aumenta y pues no, tienes que dejar de comer para pasarlo y así

1.2. Falta de tiempo

Mengual. A (2012) menciona que se provocan situaciones de estrés en el trabajo ya que, dependiendo del volumen de tareas a desempeñar, y sobre toda la distribución de las mismas entre los compañeros de profesión, pueden aparecer síntomas relacionados con la presión, la fatiga o sensación de agobio ante esto, llegando a estresarse y creando un ambiente poco propicio. Interfiere en la calidad de vida del trabajador, generando malestar.

En el trabajo diario de la profesión de Enfermería el tiempo es una de las herramientas fundamentales para elaborar las actividades diarias, por cuestiones de trabajo excesivo no se logra realizarlas a tiempo y en forma, por eso que se presenta el déficit en el autocuidado de su alimentación.

Angelica

[…]ahorita no hago ejercicio, no tengo, bueno ahorita no he tenido tiempo y yo pienso que ese es el factor que me está dañando. […]

Analaura

[…] a veces no me da tiempo de desayunar y hago ayunos prolongados o ceno muy noche porque llegue tarde o cosas así las actividades diarias […]

Susana

[…]Como en los puestitos que están aquí en la calle porque no me da tiempo de prepararme algún alimento para traerme aquí en el trabajo […]

1.3 Horarios de comida

La Federación Española de la Nutrición (FED) (2011) menciona en un estudio “La alimentación del siglo XXI: un objetivo común basado en la evidencia científica” que algunas características de la conducta alimentaria, tales como saltarse el desayuno, comer más de la ingesta total de energía del día durante la tarde, comer fuera de casa con frecuencia y realizar un menor número de comidas diarias, pero también el picoteo entre horas, están asociados con un mayor riesgo de padecer sobrepeso u obesidad.

Susana

[…]No existen horarios de alimentación, realmente varía en la mañana pues si cuando me levanto puede que si me levanto temprano pase a desayunar, si no puedo pasar hasta la hora de la comida sin ningún alimento […]

Analaura

[…] Por la mañana desayuno un cereal por eso de las 6 am, la comida la hago aproximadamente entre las 12:00 horas y a la 13:00 horas es una comida normal. Cuando llego a casa hago una pequeña colación que sea fruta, frutos secos o cereal y ya por la noche 6 u 8 de la noche ya algo no tan pesado.

2° CATEGORÍA Estilo de vida alimenticia

Según el Instituto de Ciencias de la Conducta (2017), el estilo de vida se define como el conjunto de actos, de carácter particular, que comprende todos los ámbitos del comportamiento, entre ellos trabajo, ocio, alimentación e indumentaria. De modo que el conjunto de cambios culturales y sociológicos afectan tanto al estilo de vida como a los hábitos y preferencias alimentarias. Tradicionalmente la mujer ha sido la encargada de la alimentación en el hogar, tanto de la elección, compra y elaboración de los alimentos como de la educación nutricional de los miembros de la unidad familiar. Sin embargo, desde la incorporación de la mujer al trabajo fuera de casa la alimentación en el hogar ha perdido importancia, cada vez se dedica menos tiempo a la compra y elaboración de comidas, se ha producido un aumento en el consumo de alimentos procesados o precocinados (antiguamente inexistentes en la alimentación) y la mejora de la economía familiar ha generado un aumento en el consumo de productos de origen animal y azúcares refinados que antiguamente eran menos consumidos por ser más caros y de difícil acceso.

2.1. Viviendo con estrés

Naranjo. M (2009) menciona que el estrés es un estado de activación disfuncional presente en muchos cuadros clínicos pero que aparece también en personas sanas. Si bien se ha estudiado desde muchas orientaciones y teorías. Es cuando en el organismo se da una activación mayor de la que este es capaz de soportar o reducir mediante sus estrategias de afrontamiento, ya sean psicológicas y/o conductuales, en este sentido el cuerpo es incapaz de mantener unos niveles óptimos o adecuados para rendimiento diario.

Según datos de la agencia europea (Mingote J, Gálvez M 2012) la Seguridad y Salud del personal médico en el área laboral, el estrés es el segundo problema más grave a nivel mundial, ya que, está estrechamente ligado a trastornos musculoesqueléticos y de salud mental afectando al 48% de los trabajadores en el mundo.

Otro factor importante que interfiere en la alteración del autocuidado en la alimentación es el estrés ya que la carga de trabajo es bastante, en ocasiones al personal de Enfermería no le da tiempo de realizar todas sus actividades diarias por

lo que se sacrifica la hora de la alimentación generando tensión, ansiedad y cansancio en el día.

Analaura

[…]cuando tengo estrés tiendo a comer demasiado y allí si es cuando empiezo a comer carbohidratos, papitas, galletitas y demás el chiste es estar comiendo, pero ya digo eso está mal ya me controlo y empiezo con la actividad física […]

David

[…] cuando hay mucha carga de trabajo tiendo a estresarme y dejo de comer para sacar adelante el trabajo, voy desayunando tarde y créame que ya me acostumbré […]

2.2 Selección de los alimentos

La existencia de cantidades suficientes de alimentos de calidad adecuada, con una accesibilidad a la obtención de ellos, suministrados a través de la producción del país o de importaciones (comprendida la ayuda alimentaria). Acceso de las personas a los recursos adecuados (recursos a los que se tiene derecho) para adquirir alimentos apropiados y una alimentación nutritiva. Estos derechos se definen como el conjunto de todos los grupos de productos sobre los cuales una persona puede tener dominio en virtud de acuerdos jurídicos, políticos, económicos y sociales de la comunidad en que vive (comprendidos los derechos tradicionales, como el acceso a los recursos colectivos).

Tal y como nos describieron los profesionales de Enfermería para ellos es más sencillo comprar alimentos que prepararlos en casa por la falta de tiempo, también porque la misma población intuye a ingerir comida chatarra ya que es más barato y de fácil acceso.

David

[…] en ocasiones mi esposa no puede hacer la comida porque trabaja, pero me las arreglo, me compro alguna torta, sope o lo que se me antoje, ya que tengo muchos puestos que venden comida aquí afuera… tal vez, no son nutritivos, pero es para lo que hay.

Lizeth

[…] cuando no tengo comida en casa me compro algo aquí afuera, no está caro y es rápido.

2.3.      Gustos o preferencias

Héctor Bourges (2010) menciona que “la conducta alimenticia de las personas se ve determinada por aspectos emocionales, el estado de ánimo, las preferencias por determinados tipos de alimentos; dulces o salados, y por los hábitos y las costumbres en cada núcleo familiar.”

Susana

[…]Consumo agua de sabor jugos, refrescos, no me gusta el agua simple, no puedo tomar agua simple […]

[…] Tomo agua con algo para que me pase, si tomo de vez en cuando refresco, pero este no es diario […]

Analaura

[…] Me gusta comer frutas y verduras, pero me gusta mucho la carne, como más carne que verdura, es raro que acompañe mis comidas con verdura.

Angelica

[…] Me gustan mucho la comida chatarra pero sé que no es recomendable, pero me encanta el agua simple, no tomo refresco y si tomo es de vez en cuando.

Discusión

Se intento relacionar los resultados obtenidos de la investigación con los hallazgos de otros investigadores para compararlos, contraponerlos o complementarlos y entender mejor las posibilidades, diferencias o similitudes de estos. De este modo, es posible llegar a una integración y un enriquecimiento de conocimientos del área estudiada.

Con respecto a los hallazgos, se realizó una consolidación de la información obtenida dándonos una idea clara de lo que para el personal de salud es el autocuidado en su alimentación, así como los diversos factores por los cuales no se ejerce una alimentación saludable y balanceada (Walter. A, Fagoaga. L. 2017).

El autocuidado en la alimentación son las actividades cotidianas y la decisión de ella depende de una persona, familia o grupo para que cuiden y equilibren la ingesta diaria de alimentos con el propósito de fortalecer y restaurar la salud, así como, prevenir alguna enfermedad (Walter. A, Fagoaga. L. 2017)

Cuidar de sí mismo es una responsabilidad permanente que tiene importantes repercusiones en el estado de salud y la calidad de vida de las personas,

especialmente en la realización de actividades de la vida diaria que van más allá de suplir las necesidades básicas como alimentarse, dormir, etc.

De acuerdo con Savarin (2021), la alimentación, en todas sus variantes culturales y en un sentido amplio, define la salud de las personas, su crecimiento y su desarrollo. La alimentación diaria de cada individuo debe contener una cantidad suficiente de los diferentes macronutrientes y micronutrientes para cubrir la mayoría de las necesidades fisiológicas. Éstas se hallan influenciadas por numerosos factores, como el sexo, la edad, el estado fisiológico (el embarazo, la lactancia y el crecimiento), la composición corporal, la actividad física y las características específicas de cada individuo.

Por ello, la Revista de Nutrición para el Entrenamiento y la Competición (2016) menciona que la nutrición es un factor relevante en el rendimiento deportivo de cada persona, ayuda a la estabilidad emocional y física, aporta la cantidad de energía apropiada, otorgar nutrientes para la mantención y reparación de los tejidos y,

mantener y regular el metabolismo corporal.

De acuerdo con ello, los pacientes que padecen alguna enfermedad es recomendable que realicen ejercicio físico diariamente, según la NOM 08 se deberá hacer a la semana entre 75 a 150 minutos, con el fin de cuidar de la salud y mantener un estilo de vida saludable.

Por lo que, debemos fijarnos en los factores que alteran hacer ejercicio físico y el autocuidado en la alimentación benefactora, cómo lo son la Carga de trabajo lo cual representa las actividades que tienen día a día el personal de salud ya que en su área de trabajo ya sea en una clínica o en un hospital, la cantidad de pacientes que llegan a atención es significativa y se debe trabajar en ello dentro de la jornada de trabajo. También, se toma en cuenta la Falta de tiempo esto representa al cargo de trabajo que tienen y por ello les es complicado realizar los 5 tiempos, algunos llegan a desayunar y comer, pero no cenan porque compensan su cena con una comida excesiva de cantidades, por lo que afecta a los Horarios de comida que representa la carga de trabajo y la falta de tiempo que tienen los profesionales de la salud para ingerir sus alimentos en las horas recomendadas.

Al igual que los diferentes horarios y la carga de trabajo influyen en la alteración de la alimentación, lo hace el Viviendo con estrés ya que representa al estilo de vida con que el profesional de la salud hace su trabajo y actividades diarias, por lo que no le da tiempo de realizarse algo de comer para su jornada laboral, por ello, es importante conocer la Selección de los alimentos ya que representa lo que el profesional de la salud prefiere comer, ya sean los lugares o alimentos que más apetezcan, de acuerdo a sus Gustos o preferencias representando los alimentos que se desean ingerir en el momento de la comida, dejando a un lado el

autocuidado ya que es más fácil comer un alimento rico en grasa que una fruta o verdura.

A pesar de ser profesionales de la salud y de conocer las complicaciones que se pueden obtener con una mala alimentación tienden a ingerir alimentos que no son favorables para la vida diaria; algunos profesionales están conscientes de esta situación, pero no hacen lo necesario para modificar estos malos hábitos (Esperanza Sillas 2011).

Conclusiones

Se concluye que existe una incongruencia entre los conocimientos y las acciones orientadas a la alimentación de los profesionales de Enfermería ya que existen múltiples factores que modifican y/o alteran los hábitos alimenticios lo que propicia que exista un consumo excesivo de calorías a lo largo de su día a día, los principales factores que se encontraron son la falta de tiempo, carga de trabajo, la accesibilidad de los alimentos, el estrés, los gustos, las preferencias y los horarios de comida. Dando como consecuencia un aumento de su peso que ocasiona sobrepeso u obesidad y que a lo larga puede provocar enfermedades como diabetes, hipertensión o alguna otra alteración metabólica.

Con respecto al autocuidado, se logra evidenciar un déficit significativo que el profesional de Enfermería tiene por sí mismos, particularmente en cuanto a un estilo de vida saludable con respecto a prácticas o acciones que pudieran afectar en el futuro el cuidado particular de cada uno.

Por último, considerar que, con la evidencia recolectada, es necesario que los profesionales de Enfermería, particularmente en lo relacionado a la promoción de la salud, aporten un ejemplo a seguir de la alimentación mediante la generación de programas de atención preventiva, dada la urgencia de acciones en temas de nutrición, autocuidado y salud mental.

Referencias

  1. Alcayafa A. La sobrecarga laboral: un riesgo que disminuye la calidad de vida y la productividad. Universidad San Sebastián. Revista EMB HSEC. España (2016).
  2. Almendra R. Revista española de Nutrición para el Entrenamiento y la Competición (2016) pp 107-120
  3. https://www. renhyd.org/ index. php/renhyd/ issue/ view/60/24
  4. Aranceta J, Varela G, Serra L. Federación Española de la Nutrición: “La alimentación del siglo XXI: un objetivo común basado en la evidencia científica” (2011). Vol 1. Página 17-50.
  5. Bellido, D., y De Luis, D. A. (2013). Manual de nutrición y metabolismo. Madrid, España: Díaz de Santos.
  6. Bourges H. (2010). Cultura de la Alimentación. Revista Cubana de Medicina General Integral. 33. 115-128.
  7. Escobar MP, Franco ZR, Duque JA. (2011). el autocuidado: un compromiso de la formación integral, vol. 16 (2), pp. 132-146.
  8. Eva Luz de Alvarado (2015). Metodología de la Investigación, 2da edición, pp. 114-121.
  9. Galdames. S, Jamet. P, Bonilla. A, Quintero. F. (2018). Creencias sobre salud y prácticas de autocuidado en adultos jóvenes: estudio biográfico de estilos de vida. Hacia Promoción de Salud; 24 (1): 28-43. DOI: 10.17151/ hpsal.2019.24.1.4
  10. Galdames. S (2019). Prácticas de autocuidado en adultos jóvenes: estudio biográfico de estilos de vida. Revista Hacia la promoción de salud. 24(1) 28-43.
  11. Garduño.S. A, Méndez. V, Salgado. J. (2012) Autocuidado del profesional de Enfermería de un hospital público. Horizontes. Vol. Pag19-27. http://web.uaemex. mx/revista horizontes/ docs/revistas/Vol5/ 2_ AUTOCUIDADO.p df
  12. Gómez Puente, Juana María; Martínez-MM. Sobrepeso y obesidad: eficacia de las intervenciones en adultos. Centro de Salud San Carlos, San Lorenzo de El Escorial, Madrid, España Sección Departamental de Enfermería, Facultad de Medicina, Universidad Autónoma de Madrid, Madrid, España. 28(1): 65-74. (10p).
  13. Huberman. A.M, Miles. M. B (1994). Manejo de datos y métodos de análisis. Vol 24. Pp. 253-289.
    https://tecnicasmasseroni. files.wordpress.com/ 2019/04/huberman-y-miles- metodos-para- el-manejo-y-analisis- de-datos.pdf
  14. Méndez. J. (2019) El estado mundial de la agricultura y la alimentación. Vol. 2 Pp 50-128 http://www.fao.org/3/ ca6030es/ca6030es.pdf
  15. Mengual. A, Juárez. D, Sempere. F, Rodríguez. A. (2012). La gestión del tiempo como habilidad directiva. https://www.3ciencias. com/wp-content/uploads/ 2012/10/Gestion- de-tiempo.pdf
  16. Mingote J, Gálvez M, El estrés médico. Agencia Europea, Unidad de Valoración y Orientación al profesional sanitario enfermo (UVOPSE-PAIPSE) Comunidad de Madrid. (2012) Pp 3-8.
  17. Múnera. H.A. (2015). Condiciones de sobrepeso y obesidad: prevalencia y factores de riesgo asociados en profesionales de Enfermería en una dependencia pública de Medellín. Enferme Universidad de Antioquia. 35 (2): 191- 198. (8p).
  18. Naranjo. M.L. (2009) Una revisión teórica sobre el estrés y algunos aspectos relevantes de éste en el ámbito educativo. Vol. 33 No. 2 Pp. 171-190. https://www.redalyc. org/pdf/440/4401 2058011.pdf
  19. Naranjo NY. La teoría Déficit de autocuidado: Dorothea Elizabeth Orem (2017). Vol. 19 No. 3, Pp. 1-11. https://www.medigraphic. com/pdfs/espirituana/ gme- 2017/gme173i.pdf
  20. Norma Oficial Mexicana NOM-019-SSA3-2013, para la práctica de Enfermería en el sistema nacional de salud. Pp. 6-18 https://www.cndh. org.mx/DocTR/2016/ JUR/A70/01/JUR-2 0170331- NOR41.pdf
  21. Reyes. M.G.K. (2019). Factores que inciden en las prácticas de autocuidado en los uniformados de la dirección nacional de escuelas de la policía [Tesis doctoral] https://repository. javeriana.edu.co/ bitstream/handle/10554/43 453/TESIS%20AUT OCUIDADO.pdf? sequence=1&is Allowed=y
  22. Rosa. Y, Peralta. L, Yaulema. L, Pallo. J, Orozco. D, Caiza. V, Parreño. A, Walter  (2017). Percepción sobre la alimentación: Policía Nacional el Salvador 7:2, pag 227-300.
  23. Savarin J.A (2021) Revista científica: Alimentación saludable basada en la evidencia. pp 57-69 https://www.elsevier.es/ es-revista-endocrinologia-nutricion- 12-articulo-alimentacion- saludable-basada-evidencia -13088200
  24. Sharma. T, Cuevas. L, Romero. M. ENSANUT: Escuela Nacional de Salud y Nutrición (2018) pp 115-137 https://www.inegi.org. mx/contenidos/ programas/ ensanut/2018/doc/ ensanut_2018 _diseno _conceptual.pdf
  25. Sillas. E, Jordán. N.L. (2011) Autocuidado, elemento esencial para la práctica de Enfermería. Vol. 19 No. 2. Pp- 1-3 http://www.index-f.com/ dce/19pdf/19-067.pdf
  26. Troncoso F, Amaya L. (2016) Guía práctica para la recolección de datos en las entrevistas, vol 65 no.2, pp. 40-47.
  27. V. Julio, V. Mariela, A. Cecilia, S. Alicia (2011). Niveles de atención, de prevención y atención primaria de la salud. Vol. 33. No.1. http://www.scielo. edu.uy/scielo.php? script=sci_arttext& pid=S1688- 423X201 1000100003
  28. Véliz. T. (2017) Instituto de ciencias de la conducta: Estilos de vida y la alimentación (2017). Vol. 14 pp 4-27. https://www.tesisenred.net/ bitstream/handle/10803/ 454898/TPVE_ TESIS.pdf?se quence= 1&isAllowed=y
  29. Vidal. G, Amparo O, Galiana. L, Sansó. N, (2019). Calidad de vida laboral y autocuidado en enfermeras asistenciales con alta demanda emocional. Enfermería Clínica. Volumen 29, Número 3, Páginas 186-194. https://wwwscience directcom.pbidi.unam.mx: 2443/science/article/ pii/S113086211 8301116
  30. Walter. A, Fagoaga. L. (2017). Percepción en la salud y el autocuidado: el Salvador 7:2, pag 10-74. DOI: http://dx.doi.org/ 10.5377/ rpsp. v7i2.5466.