Atención al paciente con dolor

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 11–Noviembre 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº11: 237

Autor principal (primer firmante): Eva María Cruz Serrano

Fecha recepción: 27 de octubre, 2022

Fecha aceptación: 24 de noviembre, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(11) 237

Autores

  1. Eva María Cruz Serrano (Técnico en imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear)
  2. Marta Gordo Martínez (Técnico en imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear)
  3. Lorena Andreu Millán (TCAE)
  4. Ana ayudan Sagarra (Auxiliar administrativa)
  5. María Águeda Clarimón Peruga (Celador / TCAE)

Palabras clave: Dolor, tipos, calidad

Introducción

La International Association for the Study of Pain (IASP) ha ido actualizando las definiciones del dolor, hasta llegar a la última en 2020, que define el dolor como: “Una experiencia sensorial y emocional desagradable, asociada a un daño tisular (en un tejido de nuestro cuerpo) real o potencial o descrita en términos de tal daño”

publica-TFG-libro-ISBN

En primer lugar tenemos que saber que el dolor es un mecanismo de actuación del cuerpo humano que protege y alerta de la presencia de lesiones.

En el ámbito hospitalario, unificar los criterios de valoración y manejo del dolor del paciente, tanto para profesionales sanitarios como no sanitarios, será de gran utilidad para disminuir y prevenir el dolor.

Valoración del dolor

La valoración del dolor en el paciente es esencial para abordarlo de una manera eficaz. El dolor agudo puede ser evaluable y debe realizarse al menos una vez al día. El modo más fiable es realizando una escala numérica de calificación de (0-10) considerando dolor severo o intenso cuando se obtiene un resultado por encima de 7.

Otros parámetros que valoraremos serán: Localización del dolor, factores desencadenantes, irradiación del dolor, intensidad del dolor, frecuencia temporal, medicación para el alivio del dolor.

En aquellos casos en los que el paciente no pueda verbalizar dichos parámetros, tenemos que tener en cuenta otras actitudes como:

  • Gemidos o quejidos ocasionales.
  • Llamadas agitadas repetitivas
  • Muecas de disgusto y desaprobación
  • Muños cerrados y rodillas flexionadas
  • Agresividad física

 Se debe valorar de forma inmediata todo dolor intenso e inesperado, especialmente si se trata de un dolor repentino o asociado a alteraciones de las constantes vitales.

Clasificación y tipos de dolor

  • Según su duración:

Agudo: Son de corta duración y se asocia generalmente a un daño tisular y desaparece con la curación de este último. Suele estar claramente localizado

Crónico: Se prolonga durante más de 6 meses y no se alivia con tratamiento médico ni quirúrgico.

  • Según su patogenia:

Neuropático: Esta producido por estimulo directo del sistema nervioso central o por lesión de vías nerviosas periféricas

Nociceptivo: Dolor más común causado por detección de estímulos nocivos en piel, músculos y articulaciones.

Psicógeno: No se debe a una estimulación nociceptiva ni a una alteración neuronal, sino que tiene una causa psíquica, o bien se trata de la intensificación desproporcionada de un dolor orgánico que se debe a factores psicológicos.

  • Según su localización:

Somático: Se produce por la excitación anormal de nociceptores somáticos superficiales o profundos. Es un dolor más localizado y punzante y que se irradia siguiendo trayectos nerviosos,

Visceral: Se debe a lesiones o disfunciones de los órganos internos, aunque hay vísceras que no duelen como el hígado o el pulmón. Es un dolor profundo, continuo  y está mal localizado e irradia a zonas alejadas del punto de origen.

  • Según su curso:

Continuo: Dolor que persiste a lo largo de  todo el día sin sentir nada de

Irruptivo: Exacerbación repentinas y  transitoria del dolor .

  • Según su intensidad:

Pueden ser leve si no interfiere en la vida diaria, moderada cundo dificultan estas actividades e intenso cuando  interfiere incluso en el descanso.

Conclusión

El temor al dolor es una de las principales preocupaciones de los pacientes cuando acuden al hospital. Por ello es fundamental tener los conocimientos necesarios de valoración, seguimiento y tratamiento del dolor para obtener un objetivo de calidad. Una formación adecuada y consensuada del personal sanitario y no sanitario,  ayudará a determinar cuál será el tratamiento más adecuado para el paciente.

El papel del familiar cuando hablamos del dolor también es muy importante, ya que podrá controlar las situaciones, evaluar el dolor y aprender como aliviarlo.

Bibliografía

  1. LA ATENCIÓN AL PACIENTE CON DOLOR CRÓNICO NO ONCOLÓGICO (DCNO) EN ATENCIÓN PRIMARIA (AP) [Internet]. Semfyc.es. 2022 [cited 16 October 2022]. Available from: https://www.semfyc.es /wp-content/uploads/2016/06/DOCUMENTO -CONSENSO-DOLOR-17-04-A.pdf
  2. Ruiz García M, Gómez Tomas A. VALORACIÓN Y MANEJO DEL DOLOR EN PACIENTES HOSPITALIZADOS. [Internet]. Chospab.es. 2022 [cited 16 October 2022]. Available from: https://www.chospab.es/ enfermeria/RNAO/guias/protocolo _valoracion_y_manejo_del_ dolor_en _pacientes _ hospitalizados.pdf
  3. del Arco J. Curso básico sobre dolor. Tema 1. Fisiopatología, clasificación y tratamiento farmacológico [Internet]. Elsevier.es. 2022 [cited 16 October 2022]. Available from: https://www.elsevier. es/es-revista-farmacia-profesional -3-articulo-curso-basico-sobre -dolor-tema-X0213932415727485