El aseo del paciente por la TCAE

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 11–Noviembre 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº11: 295

Autor principal (primer firmante): Ana María Lumbierres Bonet

Fecha recepción: 1 de noviembre, 2022

Fecha aceptación: 27 de noviembre, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(11) 295

Autora:             

  1. Ana María Lumbierres Bonet
  2. Inmaculada Tortajada Herrero
  3. Ana Belén Casasus Pérez
  4. Aránzazu Valero Fernández
  5. Andrea Navarro Santorum
  6. Damiana Beorlegui Arregui

Categoría: TCAE

Palabras claves: Aseo, higiene, paciente encamado, piel, úlceras por presión.

publica-TFG-libro-ISBN

Introducción

El aseo del paciente es uno de los cuidados más importantes que se ofrecen en la hospitalización. La higiene personal del paciente es el conjunto de procedimientos de aseo e higiene de la superficie corporal y sus mucosas externas e internas, así como el cuidado de la piel, pelo, boca, oídos, ojos, uñas y nariz. La labor del TCAE es asegurarse que los pacientes tienen una higiene correcta, esto conlleva muchos efectos beneficios para la piel que hay que mantener en buen estado y limpia. Permite la prevención de infecciones y genera un importante estado de bienestar.

La higiene personal

Se ocupa de los procedimientos para desarrollar y alcanzar la limpieza personal del paciente. Conservar limpio en buen estado la piel y anejos. Por lo cual conseguimos grandes beneficios como: evitar proliferación bacterias, eliminación de células descamadas, eliminar el exceso de grasa y suciedad de la piel, ayudar a la piel que realice su función normal. Estimula la circulación sanguínea, ayuda a la autoestima, es relajante, refrescante, provoca bienestar.

El personal de Enfermería junto con TCAE debe valorar el estado de salud y capacidad motora, para establecer si el paciente es capaz de ocuparse de su propia higiene o por lo contrario necesitaría ayuda del personal TCAE. Es competencia del TCAE el aseo del paciente, según el estado puede hacerse ducha, baño o en la cama.

Aseo paciente no encamado

Pacientes que pueden levantarse de la cama y son válidos por si solos. El paciente se encarga de la actividad de limpieza y aseo. Pudiendo necesitar ayuda por parte del personal TCAE para parte del aseo.

Material necesario: Esponja, agua, jabón, cepillo dientes, peine, toalla, pijama o camisón y mascarilla.

Procedimiento: Se informa la paciente de la necesidad del aseo, se acompaña al baño en relación de su grado de independencia y se le ayuda en lo que necesite. Se le facilita todo el material necesario para la higiene. Mientras el paciente se asea se realiza el cambio de ropa de cama. Una vez terminado el aseo se acompaña al paciente a la cama o al sillón y se recoge el baño introduciendo la ropa sucia en los carros acondicionados para ello, por último se informa a Enfermería de cualquier anomalía.

Aseo paciente encamado

Es el más frecuente en los centros hospitalarios, gran parte de los pacientes deben permanecer en reposo y están encamados. El aseo se realizara por personal TCAE y con la colaboración para la movilización del paciente por Celador. Se colocar guantes y durante la realización del procedimiento de higiene se mostrara tacto y delicadeza para respetar la sensibilidad del paciente.

Material necesario: Palangana con agua templada, jabón líquido o esponja jabonosa, hidrante, toalla, camisón, peine, cepillo dientes, pañal si fuera necesario, ropa limpia de cama (sabanas, funda de almohada y colcha).

Procedimiento: Informar al paciente del procedimiento. Preparación del material necesario. Lavarnos las manos y colocación de guantes. Coger agua caliente del baño. Retirar la ropa cama, dejaremos la sabana superior y quitaremos el camisón al paciente guardando su intimidad. Lavaremos por orden cara, orejas, cuello, miembros superiores (incidiendo en los dedos), axilas, tórax, abdomen, miembros inferiores, región perineal. Cambiaremos el agua y colocaremos al paciente en decúbito lateral, lavaremos espalda (masaje suave para activar circulación ya que al estar encamado prevenimos úlceras por presión), nalgas. Finalizamos asegurándonos que el paciente está bien seco y colocaremos el camisón limpio.

Por último cambiaremos sabana bajera aprovechando que tenemos al paciente en decúbito lateral, realizaremos maniobra de cambio de lado del paciente y estiraremos la sabana limpia sacando la sucia. Pondremos sabana encimera y cubierta haciendo la mitra. Acomodaremos al paciente subiendo respaldo de la cabecera y pies de la cama, nos aseguraremos subir barandillas de la cama o colocaremos objetos personales que necesite el paciente cerca del así como mando de cama y timbre para poder llamar al personal sanitario

Conclusión

El lavado de manos salva vidas y debe repetirse varias veces al día. Hay que fomentar la independencia del paciente siempre que no esté contraindicado por su patología y su autoestima. Escuchar sus demandas e inquietudes e informar al personal de Enfermería. Informar siempre al paciente de la técnica que se la realizar en cada momento.

Bibliografía

  1. Técnicas de Enfermería clínica, Editorial Editex S.A.
  2. Higiene en el medio hospitalario y limpieza de material, Smartbook