Funciones del TCAE en Neonatología

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. Nº 1–Enero 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; nº 1: 460

Autor principal (primer firmante): Ester Sánchez Navarro

Fecha recepción: 27/12/2023

Fecha aceptación: 24/01/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(1): 460

Autor:

Ester Sánchez Navarro

Categoría: TSID

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Resumen

Las funciones del TCAE (Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería) en Neonatología incluyen proporcionar cuidados básicos al recién nacido, como higiene, alimentación, control del sueño, confort, cambios posturales y control de pérdidas (diuresis y deposición).

Además, el TCAE colabora con otros profesionales del equipo en sus tareas. También tiene una labor fundamental ayudando a los padres a participar en los cuidados del neonato, facilitando su aprendizaje y fortaleciendo los lazos afectivos y la relación padres-niño.

Palabras clave:

Neonato, recién nacido y atención.

Desarrollo del tema

El recién nacido en la Unidad de Neonatología requiere una atención continuada las 24 horas y una observación constante y exhaustiva para detectar la aparición de cualquier incidencia que pudiera surgir, relacionada o no con el motivo de su ingreso. Todos los neonatos están monitorizados con un pulsioxímetro desde el instante en el que ingresan, así de esta manera es más fácil controlar sus constantes en todo momento.

Las funciones específicas del Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería (TCAE) en la Unidad de Neonatología son las siguientes (1):

  • Proporcionar cuidados básicos y complementarios al recién nacido.
  • Colaborar con otros profesionales del equipo, tanto con las enfermeras como con los neonatólogos en los traslados de los bebés al servicio de radiodiagnóstico o consultas médicas.
  • Ayudar a los padres a participar en el cuidado del bebé. Estas funciones pueden variar según el estado y las necesidades del neonato.
  • Realizar cuidados básicos como higiene, alimentación, cambios posturales, control de sueño, confort, control de pérdidas (diuresis y deposición), mediciones de peso, talla y perímetro cefálico.
  • Controlar las incubadoras mediante el rellenado de la misma con agua estéril y limpieza de las mismas cada diez días.
  • Limpiar el nido o incubadora mientras la enfermera baña al bebé.
  • Vestir el nido o incubadora con ropa limpia.
  • Tomar la temperatura del bebé y registrarla en la historia clínica del recién nacido (una vez por turno).
  • Cambiar el pañal del bebé después de cada toma y siempre que sea necesario.
  • Limpiar los equipos médicos (bombas de perfusión y alimentación, lámparas de fototerapia, monitores, ecógrafo, termómetro, tensiómetro, calienta biberones y sacaleches).
  • Limpiar y desinfectar el material usado.
  • Entregar y recoger el material de la unidad de esterilización.
  • Limpiar y desinfectar las áreas de trabajo (encimeras y vitrinas).
  • Reponer el material en la unidad.
  • Reponer los biberones recibidos por la unidad de dietética.
  • Preparar y repartir los biberones de fórmulas preparadas y de leche materna cada tres horas.
  • Guardar la leche materna de las madres en las neveras de la unidad y distribuirla según los horarios de las tomas.
  • Colocar la ropa limpia en el almacén de la unidad.
  • Colaborar en la administración de medicamentos y vacunas como la vitamina K para la prevención de enfermedad hemorrágica.
  • Colaborar en la colocación de vías periféricas sujetando al bebé para inmovilizarlo completamente o bien proporcionando el material necesario para la técnica.
  • Ayudar a los padres para que participen en el cuidado del bebé, promoviendo el aprendizaje y fortaleciendo los lazos afectivos.
  • Proporcionar a los padres toda la información relacionada al servicio de Neonatología, así como el uso del sacaleches o sala de lactancia.
  • Prestar especial atención a la lactancia materna, fomentándola siempre y dando el apoyo necesario a la madre.
  • Dar apoyo emocional, ya que durante el ingreso del bebé los padres se sienten muy desbordados ante esta nueva situación.
  • Acompañar a los padres y a los familiares en el duelo del bebé en los casos en los que se produce el fallecimiento del mismo.

Para desempeñar las funciones de técnico en cuidados auxiliares de Enfermería, se requieren unas habilidades específicas que van más allá de la formación técnica:

publica-articulo-revista-ocronos
  • Actualización profesional: constante formación en el campo de Neonatología.
  • Trabajo en equipo: capacidad para trabajar en equipo y de manera multidisciplinaria. El técnico en cuidados auxiliares de Enfermería pertenece a un equipo de trabajo multidisciplinar con los siguientes profesionales: enfermeras, celadores, neonatólogos y administrativos.
  • Empatía y calma: capacidad para transmitir confianza, tranquilidad y seguridad a los bebés.
  • Secreto profesional: obligación legal que tienen ciertas profesiones de mantener en secreto la información que han recibido en el ámbito laboral, no pudiendo hablar nunca del diagnóstico del paciente fuera de este ámbito.

Estas habilidades son fundamentales para garantizar un servicio de calidad y seguridad en el ámbito del recién nacido y sus familias.

Conclusiones

Como se ha podido observar en el desarrollo de este artículo, la atención prestada al bebé y la calidad humana del profesional cobra más importancia que la adquisición de conocimientos teórico-prácticos para la realización de los procedimientos terapéuticos.

El TCAE desempeña un papel crucial en las unidades de Neonatología al proporcionar cuidados esenciales al recién nacido, colaborar con el equipo multidisciplinar y apoyar a los padres en el cuidado del bebé.

En resumen, las funciones del TCAE en Neonatología dependen del estado, situación y necesidades del recién nacido y pueden incluir cuidados básicos, colaboración con otros profesionales del equipo y apoyo a los padres en los cuidados del neonato.

Bibliografía

  1. Protocolo de acogida del TCAE al servicio de Neonatología (Hospital Infantil, Zaragoza).