El amortajamiento. Papel del celador

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 11–Noviembre 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº11: 82

Autor principal (primer firmante): Cristina Cortina Ordiales

Fecha recepción: 17 de Agosto, 2021

Fecha aceptación: 9 de Noviembre, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(11) 82

Autoras:

  1. Cristina Cortina Ordiales. Celadora
  2. Ana Isabel Villaverde Flores. Celadora
  3. María García Acebal. Celadora
  4. María Flor Pavón Fernández. Celadora

Introducción/ resumen

Hay conceptos que son fundamentales que el Celador conozca: éxitus, mortaja, mortuorio, tanatorio, tanatopraxia, necropsias post mortem, tanatología, Livideces cadavéricas (color morado, resultado de la acumulación de sangre), putrefacción (descomposición), Rigor Mortis (rigidez cadavérica), Algor Mortis (enfriamiento del cuerpo), etc.

Genéricamente, cuando un organismo vivo llega al fin de las actividades vitales del organismo

publica-TFG-libro-ISBN

se define como “muerte”. Sus signos vitales son nulos y es irreversible.

Es más común escuchar la palabra EXITUS. Exitus es una palabra del latín que también significa “muerte”. Hay otros sinónimos de muerte como deceso, defunción, fallecimiento, etc.

Existen signos que confirman que el paciente falleció, pero quien certifica la muerte es el personal facultativo. Estos signos pueden ser precoces o tardíos. Ejemplo de ellos: la pérdida de sensibilidad cutánea, falta de tono muscular, la rigidez del cadáver o la putrefacción del mismo entre otros.

Los celadores ayudan al personal sanitario encargado de amortajar a los pacientes fallecidos. Así mismo, serán los celadores quienes se encarguen de transportarlos al mortuorio.

Los familiares del fallecido necesitan más atención, están con más estrés y se encuentran más nerviosos. El celador tratará de que se tranquilicen y se serenen, que estén en silencio. También se les indicará que se vayan a otras dependencias si cabe. El papel del mismo es importante en estos momentos, bien cuando el paciente está agonizando como cuando el paciente fallece.

Palabras clave

Celador, amortajamiento, cadáver, Exitus, fallecimiento.

Objetivos

Conocer el papel que tiene el celador en el amortajamiento del cadáver y el traslado al mortuorio.

Metodología

Se ha realizado una búsqueda sistemática de libros, así como en el buscador Google Académico, introduciendo los términos de búsqueda combinados con filtros como: “Celador”, “Amortajamiento”, “Éxitus”, fallecimiento. También se han consultado publicaciones científicas difundidas en diferentes revistas españolas y Guías de prácticas Clínicas.

Resultados

Una vez muerto el paciente, se prepara al cadáver para ser velado por su familia y posteriormente enterrarlo. La preparación para ello es el amortajamiento.

El amortajamiento consiste en ir desconectando y retirando sondas, catéteres y dispositivos que tuviera el paciente fallecido; quitar todo lo personal que lleve en ese momento el mismo, asearlo, estirar los miembros antes de su rigidez, taponar los orificios con gasas y algodones, que la boca y ojos permanezcan cerrados y en caso de que no se pueda, anudar una venda desde el mentón a la cabeza; sujetar los tobillos con una venda, cubrir entero el cadáver con una sábana y colocar visiblemente una etiqueta para identificarlo. Con otra sábana y una funda con cremallera cubrir todo el cuerpo del fallecido discretamente.

El procedimiento es muy distinto ahora en tiempos de COVID, y más cuando una persona muere por COVID-19. Al cadáver se le quita los objetos personales y es introducido en una bolsa sanitaria impermeable específica para este fin con cremallera para minimizar que el virus se propague y que todo se desarrolle en la medida de lo posible con la mayor fluidez. Los celadores, personas encargadas del traslado del cadáver deberá siempre tomar medidas protectoras con el uso de los EPI.

Si el fallecido está compartiendo habitación con otro paciente, se coloca un biombo o cortina y se evita que éste lo vea.

Material necesario para el amortajamiento:

  • Mortaja o sudario que envuelve el cuerpo
  • Cuenco con agua y jabón, esponja y guantes para lavarlo entero.
  • Toalla para su secado.
  • Material de curas (jeringuillas de 10 c.c., pinzas, tijeras, algodón)
  • Etiqueta de identificación del cadáver y bolígrafo.

Se cubrirá una ficha identificativa antes de dar traslado al difunto e irá con él hasta que salga del Hospital. Los datos que constan en esta ficha es básicamente el nombre y apellidos, día del ingreso y del fallecimiento, número de Historia, el Servicio del cual procede y planta donde estaba.

¿Quién traslada al cadáver? Es el Celador quien lo trasladará al mortuorio. Lo hará sin familiares alrededor del paciente fallecido y no sin antes tener el parte de traslado. Luego el traslado se hará discretamente.

En caso que el fallecido tenga que hacérsele la autopsia, será llevado a la cámara frigorífica donde la cabeza del fallecido quedará para la puerta de la cámara frigorífica por si hay que reconocer al cadáver.

Conclusión

El Celador tiene que ser empático y más cuando un paciente fallece, ya que la familia está en una situación de estrés y nerviosismo. El celador les hablará de forma tranquila, educada y en ningún caso les podrá informar del fallecimiento del familiar porque tiene que ser el personal facultativo quien lo haga.

Importante también que el amortajamiento se haga en el menor tiempo posible para que no se ponga rígido así como en la intimidad máxima posible.

Bibliografía

  1. Manual del Celador de Instituciones Sanitarias MAD
  2. https://www.cgtsanidad lpa.org/f/opes/ celador/ temas/tema_5.pdf
  3. https://www. formacurae. es/wp-content/ uploads/2019/ 12/TEMA-9-CEL- AUTOPSIA-Y-MORTUORIOS. pdf
  4. https://es.wikipedia. org/wiki/Muerte
  5. http://coronavirus. ocotlan.gob.mx/ protocolo.html