Alzheimer

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. Nº 1–Enero 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; nº 1: 385

Autor principal (primer firmante): Lidia Pulido Ferrer

Fecha recepción: 22/12/2023

Fecha aceptación: 18/01/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(1): 385

Autores:

Lidia Pulido Ferrer (TCAE)

Marta Mondaray Alonso (TCAE)

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Vanesa Sáenz Casamian (TSIDMN)

Ester Sánchez Navarro (TSIDMN)

Miguel Ángel Muñoz Borja (TCAE)

Julia Pueyo Pelleja (TSIDMN)

Categoría profesional:

Técnico en cuidados auxiliares de Enfermería y Técnico en imagen para el diagnóstico y Medicina nuclear.

Palabras clave:

publica-articulo-revista-ocronos

Neurodegenerativa, deterioro cognitivo, trastornos conductuales, patología, terminal, beta amiloide, lapsos, memoria corto plazo, memoria largo plazo, funciones vitales.

Resumen

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que se produce como resultado de un proceso de neurodegeneración y que se manifiesta como deterioro cognitivo y trastornos conductuales. Se trata de una patología que produce que las células nerviosas del cerebro van degenerando poco a poco hasta morir. Es esto lo que da lugar a los síntomas de este trastorno.

Lo más común que se asocia con el Alzheimer es la pérdida de memoria inmediata, pero también existe la disminución de otras capacidades mentales conforme las neuronas van muriendo y se van atrofiando diversas zonas del cerebro. Una vez surge, el paciente suele disponer de diez años hasta que muere, si bien es cierto que depende en qué momento es detectada y el estado en el que se encuentra la persona.

Esta enfermedad de la que hablamos es incurable y terminal, y lo habitual es que aparezca en mayores de 65 años, aunque también hay casos en los que puede manifestarse a partir de los 40 años de edad. Puede afectar a la memoria, lenguaje, pensamiento, al juicio, capacidad de resolver problemas, movimiento y a la personalidad de quien la padece.

Etapas del Alzheimer

Debido a la progresión que tiene el Alzheimer, se comprenden en cinco etapas:

Enfermedad presintomático

Esta etapa solo puede diagnosticarse a través de tareas de investigación neurológica con la identificación de la proteína beta amiloide, que es distintiva de la enfermedad. En esta etapa, ni la persona que la padece ni su entorno podrían ser conocedores que el paciente sufre Alzheimer, puesto que aún no percibirán ningún cambio a nivel cognitivo, conductual, ni señal clínica que lo haga saber.

Deterioro cognitivo leve

Aquí, se contemplan ya todas las alteraciones en la agilidad del pensamiento y en la memoria que pueda tener cualquier persona de la tercera edad. Son cambios sutiles en la cognición que también pueden ser señales de que el Alzheimer está progresando y ha pasado de la fase presintomática.

Para saber si se trata a algo propio de la edad o de Alzheimer, tendremos que estar alerta de si se presentan más señales que nos ayuden a distinguir si se trata de esta enfermedad o no, puesto que todo el mundo que padece deterioro cognitivo leve no tiene que presenciar Alzheimer.

Demencia leve

En esta etapa es donde se diagnostican la mayoría de casos de Alzheimer. Diríamos que es la primera etapa clara de esta enfermedad.

Comienzan a destacar las señales de pérdida de memoria y las habilidades cognitivas debido a como se desenvuelve la persona que lo padece en su día a día, como, por ejemplo, el hecho de no recordar el paciente qué tenía que hacer ese día o dónde han dejado el objeto que acaba de usar, o que no les venga a la cabeza la palabra que quieren decir; dificultad para expresarse en general.

Tiene una duración de tres años aproximadamente y afecta primordialmente a la memoria a corto plazo, cosa que puede afectar a su comportamiento el hecho de que se lo note a sí mismo.

Demencia moderada

En esta cuarta etapa, los síntomas clínicos pasan a ser más intensos y por lo tanto más habituales y notables en el día a día. Tiene una duración aproximada de entre tres y cinco años. Principalmente afecta a la habilidad comunicativa, la orientación y las capacidades manuales.

Por ello, el paciente sufrirá cambios más destacados en su personalidad, ya que cada vez se encontrará más confuso, con mayores pérdidas de memoria e incluso de gran parte de la autonomía que hasta el momento si tenía.

Demencia grave

Es la última etapa del Alzheimer, la cual tiene una durabilidad aproximada de siete años. En ella ya se ve afectada la memoria a largo plazo, la afectación total en la personalidad, perdida en los sentidos, en la percepción del tiempo y en la capacidad locomotora.

El paciente en esta etapa ya no se comunica, tiene perdida tanto de la memoria a corto plazo como a largo plazo, sus propias capacidades físicas, su autonomía ya no existe y finaliza cuando el cerebro ya no es capaz de mantener las funciones vitales, haciendo el que el paciente fallezca consecuencia de esta enfermedad.

Conclusión

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que se produce más comúnmente en personas de avanzada edad. La esperanza media del paciente oscila en torno a los diez años de media, pero esto es susceptible a su diagnóstico y a cada caso concreto. Se puede subdividir en cuatro fases, marcadas por la paulatina degeneración del cerebro del paciente, así como el incremento de sus consecuencias.

Bibliografía

  1. Enfermedad de Alzheimer – Wikipedia, la enciclopedia libre
  2. Estadios del Alzheimer: cómo avanza la enfermedad – Mayo Clinic Las 5 etapas del Alzheimer (y sus características) (medicoplus.com)