Alimentación saludable en la infancia

Healthy eating in childhood

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 8–Agosto 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº8: 83

Autor principal (primer firmante): María Pilar Molinedo Quílez

Fecha recepción: 12 de julio, 2022

Fecha aceptación: 9 de agosto, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(8) 83

Autores:

  1. María Pilar Molinedo Quílez. Enfermera Unidad de Cuidados Intensivos. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza
  2. Marta Molinedo Quílez. Médico Interno Residente de Traumatología y Cirugía Ortopédica. Hospital San Jorge. Huesca
  3. Ana Martínez González. F.E.A. Medicina física y Rehabilitación. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza
  4. Javier Moreno Diaz. Director Médico. Hospital Nuestra Señora de Gracia y Hospital Royo Villanova. Zaragoza
  5. Jesús Letosa Gaudo. F.E.A. Medicina de Familia. Centro de Salud Albarracín. Teruel
  6. Nuria Alegre Villaroya. F.E.A. Medicina de Familia. Centro de salud Monreal del Campo. Teruel

Resumen

Introducción: Durante las últimas décadas, la prevalencia de sobrepeso y obesidad en los niños ha aumentado en todo el mundo. El exceso de peso, que en la infancia se debe principalmente a la grasa, es un factor de riesgo para la enfermedad adulta posterior, y se asocia también con deterioro de la salud durante la infancia en sí. La alimentación es saludable cuando favorece el buen estado de salud y disminuye el riesgo de enfermedades crónicas relacionadas con ella.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Objetivo: Describir la importancia y las características de una alimentación saludable en la infancia.

Metodología: Se realizó una revisión bibliográfica de artículos encontrados en distintas bases de datos. Se revisaron los artículos que contenían las palabras clave seleccionadas al comienzo del estudio, y de todos ellos, se incluyeron los que cumplían los requisitos de inclusión establecidos.

Resultados y conclusiones: Los resultados obtenidos fueron que el 13,8% de la población de entre 2 y 24 años era obesa. Y el 60% de los niños y adolescentes españoles no practicaban ejercicio, o lo practicaban menos de dos veces a la semana. Entre las principales causas de este aumento de la obesidad infantil con respecto a otros años eran: sedentarismo, aumento del consumo de grasas saturadas y azúcares refinados, y una pobre ingesta de fibra contenida en verduras y frutas.

Palabras clave: alimentación saludable; alimentación infancia; dieta saludable infancia.

Abstract

Introduction: Over the past decades, the prevalence of overweight and obesity in children has increased worldwide. Excess weight, which in childhood is mainly due to fat, is a risk factor for later adult disease, and is also associated with impaired health during childhood itself. Diet is healthy when it promotes good health and reduces the risk of health-related chronic diseases.

Objective: Describe the importance and characteristics of healthy eating in childhood.

publica-articulo-revista-ocronos

Methods: A literature review of articles found in different databases was carried out. The articles containing the key words selected at the beginning of the study were reviewed, and of all of them, those that met the established inclusion requirements.

Results and conclusion: The results obtained were that 13.8% of the population aged between 2 and 24 years were obese. And 60% of Spanish children and adolescents did not exercise, or exercised less than twice a week. Among the main causes of this increase in childhood obesity compared to other years were: sedentary lifestyles, increased consumption of saturated fats and refined sugars, and poor intake of fibre contained in vegetables and fruit.

Keywords: healthy eating; healthy diet; healthy eating childhood; healthy diet childhood.

Introducción

Durante las últimas décadas, la prevalencia de sobrepeso y obesidad en los niños ha aumentado en todo el mundo. El exceso de peso, que en la infancia se debe principalmente a la grasa, es un factor de riesgo para la enfermedad adulta posterior, y se asocia también con deterioro de la salud durante la infancia en sí, incluyendo un mayor riesgo de hipertensión, resistencia a la insulina, enfermedades del hígado graso, disfunción ortopédica y la angustia psicosocial.

La alimentación es saludable cuando favorece el buen estado de salud y disminuye el riesgo de enfermedades crónicas relacionadas con ella. La investigación epidemiológica ha demostrado una estrecha relación entre alimentación y el riesgo para desarrollar estas enfermedades crónicas caracterizadas por una elevada morbimortalidad.

En los países desarrollados la alteración más preocupante en estos momentos es la prevalencia de las alteraciones por exceso, como el sobrepeso y la obesidad, también es importante detectar si existen alteraciones por defecto bien causadas por factores personales o el entorno sociocultural. La OMS, En su 57ª Asamblea celebrada en mayo de 2004, la declaró epidemia del siglo XXI.

Un 60% de las muertes en el mundo se deben a enfermedades crónicas, no-transmisibles. Los factores de riesgo comunes a todas ellas son el descenso de la actividad física, el tabaquismo y una alimentación poco saludable. Estas cifras son alarmantes dadas las crecientes evidencias científicas que demuestran los efectos benéficos de las frutas y verduras para la salud, incluyendo la prevención de deficiencias en micronutrientes.Estas situaciones que aparecen en la edad adulta se pueden intentar evitar creando unos hábitos de alimentación saludable durante infancia.

La alimentación resulta tan importante en los niños porque contribuye a un correcto crecimiento y desarrollo. Si se adoptan buenos hábitos alimentarios se pueden prevenir problemas de salud como el sobrepeso y la obesidad, el cáncer, enfermedades cardiovasculares, la desnutrición crónica, retardo del crecimiento, caries dental, anemia por déficit de hierro, problemas en el aprendizaje y cambios en la conducta. Un niño bien alimentado obtendrá mayor energía para la actividad física y el aprendizaje escolar.

Objetivo

Describir la importancia y las características de una alimentación saludable en la infancia.

Método

Se realizó una búsqueda bibliográfica, con carácter descriptivo y retrospectivo, realizando una investigación documental y una valoración concisa y objetiva de los artículos seleccionados.

Resultados y conclusiones

En el año 2000 se publicó el estudio enKID sobre hábitos alimentarios de la población infantil y juvenil española. Los resultados obtenidos fueron que el 13,8% de la población de entre 2 y 24 años era obesa. Y el 60% de los niños y adolescentes españoles no practicaban ejercicio, o lo practicaban menos de dos veces a la semana.

Entre las principales causas de este aumento de la obesidad infantil con respecto a otros años eran: sedentarismo, aumento del consumo de grasas saturadas y azúcares refinados, y una pobre ingesta de fibra contenida en verduras y frutas.

Según dicho estudio, el 8% de los niños acudían al colegio sin desayunar y sólo el 5% realizaba un desayuno completo. Para el 74,6% el desayuno consistía en un vaso de leche acompañado de bollería, galletas, etc.

Otra de las conclusiones fue que los niños dedicaban menos de 10 minutos en desayunar, y los que desayunaban con tiempo y acompañados tenían ingestas más saludables que los que lo realizaban solos. Estos resultados se consideran alarmantes por la importancia que presenta el desayuno como pieza clave en el buen desarrollo del niño.

El problema es que los niños con sobrepeso y/u obesos son más propenso a padecer enfermedades crónicas en la edad adulta. Según datos del Ministerio de Sanidad, solo el 7,5% de los niños españoles toman un desayuno equilibrado, lo que implica, según expertos en nutrición, un aumento de la obesidad infantil.

En relación con una alimentación saludable, hay que tener en cuenta una serie de aspectos implicados en ella.

Lo primero mencionable son los buenos hábitos por parte de cada uno, y el saber transmitírselo a los hijos. Estos consisten en cinco comidas diarias, con un horario lo más planificado posible, y en cada una de ellas que estén incluidos distintos grupos alimenticios.

En cuanto a las porciones, deben ser pequeñas, acorde a la edad de cada niño, y hay que tener presente que si se quedan con hambre ellos mismos pedirán más.

Por otro lado, para la introducción de alimentos nuevos, las porciones deben ser más pequeñas de lo normal, y darle un margen de tiempo para que se anime a probar lo que tiene delante, y que es novedad para él.

Desde hace unos años, el Ministerio de Sanidad, junto con las CCAA (Comunidades Autónomas), han acordado un plan para desterrar bollería industrial, patatas fritas y mayoría de bebidas refrescantes de los colegios, limitando así el contenido calórico que los niños pueden comprar. Junto a ello, los propios lugares de estudio han desarrollado planes de acción para fomentar una alimentación adecuada, tratando el tema de una manera divertida y amena en talleres y actividades, realizando un día de fruta en el que los propios colegios llevan como almuerzo a los escolares la fruta, y en los comedores ofreciendo siempre fruta y/o lácteos como postre.

Queda mucho trabajo por realizar, pero las líneas que se están manejando invitan al optimismo en cuanto a una cierta mejora de la dieta de los niños, aunque no debemos olvidarnos, que desde donde se debe trabajar este aspecto con mayor hincapié, es desde el propio hogar, manteniendo una alimentación saludable, coherente y organizada, en la que se establezcan unos hábitos que perduren en el tiempo.

Bibliografía

  1. Manuela Sánchez Echenique. Aspectos epidemiológicos de la obesidad infantil. Estudio descriptivo-transversal. Rev de Pediatría Aten Primaria. Supl. 2012 [citado 2022 May];(21):9-14. Disponible en: https://pap.es/articulo/11655/ aspectos-epidemiologicos-de-la-obesidad-infantil
  2. Martinez Alvarez, J. R.; VillarinoMarin A; GarciaAlcon, R. M; Calle Puron M. E; Marrodan Serrano. Obesidad infantil en España: hasta qué punto es un problema de salud pública o sobre la fiabilidad de las encuestas. Nutrición clínica y dietética hospitalaria. 2013 [citado 2022 May];3(2):80-88. Disponible en: http://revista.nutricion.org/ PDF/OBESIDAD-INFANTIL.pdf
  3. Organización Mundial de la Salud, Organización de las Naciones Unidas para la agricultura y la alimentación. Un marco para la promoción de frutas y verduras a nivel nacional. Informe de un grupo internacional de expertos. Ginebra: OMS and FAO; 2005 [citado 2022 May]. Disponible en: http://www.who.int/dietphysical activity/reportSP%20final.pdf
  4. Dapcich V, Salvador Castell G, Ribas Barba L, Pérez Rodrigo C, Aracenta Bartrina J et al. Guía de alimentación saludable. Madrid: Sociedad Española de Nutrición Comunitaria; 2004 [citado 2022 Jun]. Disponible en: http://www.nutricioncomunitaria. org/BDProtegidos/guia_ alimentacion%20S ENC_I_1155 197988036.pdf
  5. Varela Moreilas G. Libro Blanco de la Nutrición en España: Fundación Española de la Nutrición; 2013 [citado 2022 Jun]. Disponible en: http://www.fesnad.org/pdf/ Libro_Blanco_FEN_2013.pdf
  6. Merino Godoy Mª de los Ángeles. La promoción de la alimentación saludable en la infancia desde una perspectiva intercultural. IndexEnferm [revista en la Internet]. 2006 Mar [citado 2022 Jun]; 15(55): 54-58. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo. php?pid=S1132-12962006000 300012&script=sci_arttext