¿Es realmente superior la alimentación mediante el método baby led weaning ?

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 8–Agosto 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº8: 180

Autor principal (primer firmante): Ana Cabrejas Lalmolda

Fecha recepción: 25 de julio, 2022

Fecha aceptación: 22 de agosto, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(8) 180

Autoras:

  • Ana Cabrejas Lalmolda. Médico.
  • Cristina Gallego Lezaun. Médico.
  • Almudena Fernández Benedicto. Enfermera.
  • María de Mar García Andreu. Médico.

Palabras Clave: Alimentación. Baby Led weaning (BLW). Lactante.

Resumen

La alimentación complementaria (AC) se considera un proceso por el cual se ofrecen al lactante alimentos sólidos o líquidos distintos de la leche materna o de una fórmula infantil como complemento y no como sustitución de esta.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

En los últimos años las recomendaciones han sufrido múltiples cambios y ha cobrado mayor relevancia el método de introducción de la alimentación complementaria denominado baby-led-weaning (BLW) que propone, en vez del uso tradicional de purés administrados con cuchara por los padres, el empleo de alimentos enteros que el lactante es capaz de coger y llevarlos a la boca. Es importante que los pediatras conozcamos esta modalidad de alimentación para poder dar respuesta a las preguntas de los padres y sobre todo para que puedan realizarlo de una manera segura.

Introducción

Se denomina Baby Led weaning (BLW) a la alimentación guiada por el bebé, en la cual se le permite a este dirigir el proceso y comer por sí solo desde el inicio. Los padres decidirán qué ofrecer y este elegirá entre la comida a su alcance qué y cuánta cantidad comer. La familia ofrece alimentos en forma de trozos alargados (finger foods) que el niño coge con su mano, chupa e ingiere en función de sus preferencias y su apetito, prescindiendo de los purés y triturados ofrecidos por un adulto.

En este método el bebé continúa con un rol activo como hacía con la lactancia materna a demanda, lo que idealmente supone una respuesta más efectiva a los mecanismos de apetito y saciedad, autorregulando y disminuyendo el riesgo de sobre nutrición en la edad adulta.

Consideraciones a la hora de aplicar el método

Los alimentos pueden ser preparados de forma cruda o cocinada y cortados en forma de palitos o tiras, de manera que pueda cogerlos con su propia mano y llevarlos a la boca. Si se realiza la alimentación complementaria mediante este método debe tenerse en cuenta que el bebé estará preparado, con independencia de su edad, pero sí de que haya adquirido una serie de ítems en su desarrollo como serían: la sedestación estable (momento en que sus manos quedan libres para alcanzar la comida en lugar de usarlas para mantener la estabilidad.), el uso coordinado de sus manos para poder manipular los objetos, la capacidad de realizar los movimientos masticatorios y ser capaz de aplastar los alimentos con la lengua y encías, e indicar rechazo cuando no desee más alimentos.

Deberemos considerar que los prematuros y niños con dificultades o retraso en su desarrollo tardarán más en conseguir estas habilidades.

Los padres controlarán qué tipo de alimentos ofrecer al bebe en cada momento, aplicando las recomendaciones generales para la introducción de la alimentación complementaria. Lo ideal es que pongan a su alcance trozos de alimentos sanos, naturales y cortados de forma segura, preferentemente eligiendo lo que come el resto de la familia para hacerlo partícipe de un agradable momento de socialización. Sin embargo, deberá ser el bebé el que explore con la comida y decida el ritmo, cuando comienza y termina de comer, sin distraerle, ni obligarle a que coma más.

Ventajas

  • El método Baby Led weaning (BLW) permite introducir al bebe en los hábitos alimentarios de la familia sin necesidad de comprar o cocinar los alimentos de un modo diferente, favoreciendo además las comidas compartidas en familia.
  • Permite interaccionar y experimentar con la comida como parte de su aprendizaje, explorando diferentes texturas y sabores que favorecen de forma temprana la aceptación de los mismos.
  • Probablemente previene la obesidad (tanto en la infancia como en la vida adulta), debido a la autorregulación de ingesta por parte del niño, permitiéndoles rechazar un alimento y decidir no ingerirlo, desarrollando su apetito y saciedad, según preferencias. Si la selección de los alimentos por parte de la familia es adecuada favorece el mayor consumo de alimentos saludables y con ello la adopción de estilos de alimentación más sanos. A priori parece una buena estrategia para fomentar hábitos saludables desde la primera infancia.
  • Favorece el desarrollo de habilidades motoras como masticación, realización de la pinza, motricidad fina y la coordinación visomotora.
  • Aumento de la satisfacción familiar y disminución de la percepción de “mal comedor”. El hecho de permitir respetar el ritmo del bebé hace que no se generen u ocurran con menos frecuencia momentos estresantes en torno a la comida, tanto para el niño como para la familia.
  • A pesar de que no es necesaria la alimentación de forma exclusiva con lactancia materna previa al método, se ha demostrado que niños alimentados de esta manera suelen además mantener lactancias maternas más prolongadas, con todos los beneficios que ello implica.

Posibles Inconvenientes

  • Riesgo de atragantamiento. Para ello habría que evitar los alimentos duros y pequeños y de forma ovalada o redondeada que puedan obstruir la vía respiratoria. No se deben ofrecer comidas con alto riesgo de atragantamiento, como algunos vegetales o frutas duras (manzana y zanahoria crudas) así como frutos secos enteros, palomitas de maíz, uvas enteras, salchichas cortadas transversalmente, etc.
  • Es fundamental que los niños estén siempre acompañados y vigilados por un adulto mientras comen. Se sugiere que los padres con independencia del método de alimentación utilizado se les eduque en la prevención de atragantamientos, y que estos sepan realizar maniobras de desobstrucción de la vía aérea y de reanimación cardiopulmonar básica.
  • Riesgo de aportes inadecuados de hierro, relacionado con el predominio de vegetales en el Baby Led weaning (BLW). Algunos estudios sugieren la posibilidad de un déficit en la ingesta de hierro en niños que se alimentaron mediante el método BLW estricto. Existen otros trabajos que no encuentran diferencias en la ingesta de hierro cuando se instruye a los padres en la importancia de ofrecer de forma diaria comidas ricas en hierro.

Conclusión

No hay por el momento estudios concluyentes que determinen qué forma de alimentación es la idónea para llevar a cabo. Algunos estudios sugieren que el Baby Led weaning (BLW) es un método seguro y aplicable a partir de los 6 meses, siempre que el desarrollo psicomotor del niño sea normal para su edad, ofreciendo múltiples beneficios en el establecimiento de futuros hábitos saludables. Por otra parte, la forma mixta puede ser una manera razonable de iniciar la diversificación alimentaria, por ello un gran número de familias optan por combinar el método BLW con la alimentación con cuchara. Hoy en día, es importante que los pediatras conozcamos en qué consiste esta técnica de alimentación, podamos transmitir a las familias la información disponible sobre su eficacia y seguridad, así como responder sus dudas.

publica-articulo-revista-ocronos

Bibliografía

  1. Fewtrell M, Bronsky J, Campoy C, Domellöf M, Embleton N, Fidler Mis N, et al. Complementary feeding: a position paper by the European Society for Paediatric Gastroenterology, Hepatology, and Nutrition (ESPGHAN) Committee on Nutrition. J Pediatr Gastroenterol Nutr. 2017 Jan;64(1):119-32.
  2. Moreno JM, Galiano MJ, Dalmau J. Alimentación complementaria dirigida por el bebé (“baby-led weaning”) ¿Es una aproximación válida a la introducción de nuevos alimentos en el lactante? Acta Pediatr Esp. 2013; 71: 99-103.
  3.      V. Martínez Suárez*, J. Dalmau Serra. Alimentación complementaria. Pediatr Integral 2020; XXIV (2): 90–97.
  4. Gómez Fernández-Vegue M. Recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría sobre la alimentación complementaria. Comité de Lactancia Materna y Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría. 2018
  5. Velasco Manrique MV. Alimentación complementaria guiada por el bebé: respetando sus ritmos y apoyando su aprendizaje. Med nat. 2014; 8(2):64-72