Agresiones a profesionales sanitarios y no sanitarios del Sistema Nacional de Salud

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 10–Octubre 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº10: 105

Autor principal (primer firmante): Ana Belén Calviño Ania

Fecha recepción: 12 de septiembre, 2022

Fecha aceptación: 8 de octubre, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(10) 105

Autoras:

  1. Ana Belén Calviño Ania (Auxiliar administrativo).
  2. Beatriz Iglesias Gutiérrez (Técnico superior en imagen para el diagnóstico).

Palabras clave: agresión, derechos fundamentales, actitudes violentas…

Introducción

Los derechos fundamentales de los españoles vienen recogidos en la Constitución Española, particularmente en los siguientes artículos:

publica-TFG-libro-ISBN

Artículo 10

La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social.

Artículo 15

Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes.

La definición de agresión según la RAE:

  1. Acto de acometer a alguien para matarlo, herirlo o hacerle daño.
  2. Der. Ataque armado de una nación contra otra, sin declaración previa.

Desarrollo / contenido

La definición de agresión: violencia física, verbal o gestual ejercida intencionadamente por acompañantes o pacientes contra personal sanitario o no sanitario, padecida en el ejercicio de sus funciones o como resultado de estas.

¿Qué es la agresión física?

Física: son las agresiones que atentan contra el cuerpo de una persona, a través de golpes, sacudidas, estrujones, lanzamiento de objetos entre otras.

¿Qué es la agresión verbal?

La agresión verbal o abuso verbal, es la violencia que se caracteriza por tener la intención de hacer daño a otra persona que utiliza un discurso o mensaje hiriente, esta agresión no implica contacto físico.

Vamos hacer hincapié en lo que puede considerarse una agresión:

  • Las sufridas fuera del ámbito sanitario o del horario laboral siempre que exista una conexión con el ejercicio profesional.
  • Los casos de robo de efectos personales solo serán considerados como agresión si es una venganza por una actuación anterior. Las agresiones a través de las redes sociales serán consideradas como agresiones verbales cuando contengan insultos, vejaciones descalificaciones graves o tengan por objeto desacreditar públicamente a un trabajador.
  • Una «queja» no se considera una agresión verbal a no ser qué contenga descalificaciones graves.
  • Falta de respeto: para que una falta de respeto por parte de un usuario hacia el profesional pueda ser considerada agresión debe existir intencionalidad y ser de cierta gravedad. Por ejemplo, gritos, exigencias en tono apremiante y elevado, …
  • se incluyen como agresiones: amenazas, coacciones, injurias, calumnias, insultos, vejaciones, represalias, intimidación verbal o gestual, violencia contra el patrimonio, faltas de respeto intencionadas y de cierta gravedad.

Este problema surge ante el cambio experimentado en la relación entre el paciente y el personal sanitario y no sanitario, el paciente sabe que la sanidad pública es financiada con sus impuestos y se vuelve más exigente cree que deben atenderle cuando lo demanda y que esa atención sea de calidad.

La relación entre el sanitario y el personal tiende a perder confianza debido a: la falta de tiempo originada por un aumento de la demanda y por la falta de personal, con lo cual la relación tan cercana que había se va perdiendo y volviéndose más fría. Además, el personal sanitario y no sanitario opta por ponerse a la defensiva y pone al paciente en el peor escenario posible, para así evitar posibles denuncias.

En nuestra sociedad se tolera cada vez menos el error médico y que en determinada población se sigue recurriendo a la violencia como forma de exigir derechos o afrontar la frustración y los problemas, son el escenario perfecto para que se produzcan estas agresiones. Los usuarios tienen derechos, pero también obligaciones.

Otros tipos de factores de riesgo de violencia para los trabajadores son la posibilidad de tratar con personas alteradas psíquicamente bien por problemas de salud mental o por adicciones.

Recomendaciones ante actitudes violentas

Debido a estas situaciones se hacen imprescindibles acciones de formación para prevenir al personal ante las actitudes violentas y para evitar las agresiones.

Lo más importante sería detectar al paciente potencialmente agresivo, algunas veces es fácil por el tono y la actitud, pero otras veces debemos fijarnos más en la actitud no verbal.

Algunas estrategias de comunicación ante situaciones agresivas serían:

  • Hablar en un tono de voz bajo y de forma calmada.
  • Si sabemos cómo se llama el paciente nos vamos a dirigir a él por el nombre.
  • Sé sensible, con empatía, gentil.
  • Exprese preocupación por los sentimientos del paciente.
  • Deje tiempo para que se calme.
  • Cuide el lenguaje corporal.

Las principales causas de las agresiones

  • Relaciones con las demandas del usuario/a: viene sin cita o fuera de hora, demanda atención inmediata, acude sin la documentación requerida, demanda pruebas complementarias o medicación, derivaciones a especialistas, bajas laborales no procedentes.
  • Relacionadas con la atención recibida: estar en desacuerdo con los tiempos de espera, por falta de información o trámites burocráticos, desacuerdos con el trato recibido o con las normas del centro.
  • Relacionadas con el propio acto sanitario o administrativo realizado: incidencia en la cita, incidencia en la asistencia o contención de personas agitadas, por ejemplo.
  • Causas ajenas a la organización o a la asistencia prestada: discusión entre usuarios, el estado o la condición del propio usuario.

Conclusiones

Hay que trabajar para buscar unas líneas de trabajo para la prevención de las posibles agresiones e intentar erradicarlas.

Debe empezar a «educarse» al paciente ya que cada vez es más exigente, quiere ser atendido en el momento y sin esperas, entra en las consultas sin cita previa de malas formas.

Los distintos servicios de salud de las comunidades autónomas han elaborado unos protocolos frente a las agresiones que sufre el personal que aborden los aspectos preventivos y ayuden también a la formación del personal para saber cómo actuar ante situaciones violentas para evitarlas, y si no es posible evitarlo al menos tratar de minimizar su impacto, proporcionar información de las actuaciones legales, quien debe hacerlo y como dejar constancia.

Recordemos que todo esto sucede en parte porque que la Ley 31/1995, de 8 de noviembre sobre Prevención de Riesgos Laborales, en su art.14.2 dice que” el empresario deberá garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo”.

Bibliografía

  1. Constitución Española.
  2. Diccionario de la Real Academia española (RAE).
  3. Ley 31/1995, 8 noviembre, Prevención de Riesgos Laborales. Otras búsquedas bibliográficas diversos portales de internet.
close

BOLETÍN DE NOVEDADES

Datos opcionales:

(En ocasiones enviamos información específica para una zona o categoría concreta)

He leído y acepto la Política de Privacidad *

Ver Política de Privacidad y Aviso legal

Su dirección de e-mail solo se utilizará para enviarle nuestra newsletter, así como información sobre las novedades de la revista y Editorial Ocronos. Puede utilizar el enlace integrado en la newsletter para cancelar la suscripción en cualquier momento.