Actuación ante el niño que no come: revisión bibliográfica

Artículo de revisión

El desarrollo de la conducta alimentaria es un proceso complejo en el que participan componentes fisiológicos de regulación de la ingesta alimentaria, del crecimiento y peso corporal; componentes psicológicos del niño, de los padres y de la familia, además del entorno cultural y social en el que vive. Son frecuentes sus alteraciones en los primeros años de vida, lo que puede provocar un retraso del crecimiento, aversiones alimentarias y dificultades secundarias en la convivencia familiar.

Autora: Maria de Orte Pérez. Enfermera de Atención Primaria

Centro de trabajo: Centro de Salud Canal Imperial – San José Sur (Zaragoza)

Dirección: Paseo Rosales 36, 7º B. C.P: 50008, Zaragoza

Palabras clave: niño, alimentación, problema, inapetencia, conducta

RESUMEN

Con el objetivo de conocer cómo actúan los padres / cuidadores ante esta problemática se realiza una revisión del tema tratado en la literatura publicada por diferentes bases de datos.

Si se trata de un trastorno de la conducta alimentaria sin causa orgánica y sin compromiso nutricional severo, se sugieren como primeras medidas tranquilizar y educar al entorno familiar, aclarando que el niño no está desnutrido; el manejo debe ser enfocado fundamentalmente a reeducar hábitos de alimentación que se han alterado.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Palabras clave: niño, alimentación, problema, inapetencia, conducta

INTRODUCCIÓN

La buena nutrición es esencial para el crecimiento y desarrollo normal de los niños; las necesidades energéticas y nutricionales varían con la edad. El crecimiento después del nacimiento alcanza su máxima rapidez durante los primeros 6 a 12 meses de vida, durante este periodo las necesidades de calorías y proteínas son muy altas. En cambio dichas necesidades comienzan a disminuir a partir del segundo año de vida en paralelo con el descenso de la velocidad de crecimiento. Una alimentación correcta será aquella basada en una dieta equilibrada que cubra las necesidades y proporcione al niño salud y prevención de las enfermedades

No es raro que los niños tengan periodos transitorios de pérdida de interés por ciertos alimentos o incluso por la comida en general. Sobre todo en el periodo de 1 a 3 años el niño va desarrollando su sentido de la independencia precisamente a través de fuertes rechazos y preferencias por ciertos alimentos. Siempre que sea posible deberemos respetarle y no forzarle a la hora de comer.

Un hábito es un mecanismo estable que crea destrezas o habilidades, es flexible y puede ser utilizado en varias situaciones de la vida diaria. El proceso de adquisición de dichos hábitos se basa en la construcción de rutinas, es decir, llevar a cabo diariamente determinadas acciones, actividades o rituales que ayudan al niño en su desarrollo integral, facilitándoles sus primeros esquemas internos, lo que les otorga seguridad.

Los hábitos alimentarios podemos definirlos, coincidiendo con Frontera y Gimeno 1, como las predisposiciones a escoger y consumir unos determinados alimentos frente a otros. Sostienen que los hábitos alimentarios no son innatos sino que se van adquiriendo con el paso del tiempo por medio de la habituación y de la educación y que comienzan a adquirirse durante la primera infancia, consolidándose posteriormente

MATERIAL Y MÉTODOS

Se realiza una revisión de la literatura publicada en las diferentes bases de datos. La estrategia de búsqueda comienza con la formulación del tema de investigación: la alimentación infantil en niños con edades comprendidas entre el año y los cinco años de edad los cuales sienten animadversión por la comida o por ciertos alimentos y como los padres actúan ante esta situación

Estrategia de búsqueda: Se realizó una búsqueda en las siguientes bases de datos: PubMed, Cochrane, Scopus, Web of Science, Google Académico y Cuiden Plus. Se desarrollaron estrategias de búsquedas sensibles para cada base de datos utilizando las palabras clave. Dicha búsqueda se ha realizado en el periodo comprendido entre Agosto 2018 hasta diciembre 2018.

publica-articulo-revista-ocronos

Se establecieron como criterios de inclusión: Fecha de publicación (a partir del año 2007- diciembre 2018), acceso al texto completo, idioma (inglés, español). En relación a los criterios de exclusión, no se aceptaron artículos que se publicaron con anterioridad al año 2007.

RESULTADOS

Son muchas las aportaciones que podemos encontrar en la bibliografía sobre el papel de los padres ante la inapetencia de sus hijos si nos referimos a la edad infantil.

Se revisaron los textos completos de todos los estudios preseleccionados y se verificó que dieran respuesta al tema propuesto y cumplieran totalmente los criterios de elegibilidad.

Se efectúa una primera selección por título y resumen, obteniendo un total de 289 artículos, realizando una revisión y descartando aquellos que no se ajustan a los criterios establecidos, aplicando filtros por idioma (inglés, español), últimos 11 años y revisión. Obteniendo al final 32 referencias bibliográficas

DISCUSIÓN

Los problemas de alimentación son muy frecuentes en la infancia. A pesar de que en algunas circunstancias estos problemas mejoran por sí solos, en otros casos se necesita de intervención profesional.

En la primera etapa de la vida hay pocas opciones: la leche. Es el único momento de la vida en el que se come porque se siente hambre. Es importante la variedad al inicio de la alimentación complementaria para garantizar a partir de entonces una adecuada alimentación.

Las preferencias o rechazos alimentarios de los niños están poderosamente moldeados por el aprendizaje y la experiencia temprana. Con la excepción de la aparente innata preferencia al sabor dulce y el rechazo por los sabores ácidos y amargos, todas las respuestas afectivas por las comidas son adquiridas. En general los niños rechazan los alimentos que no les son familiares. Aunque se presenta resistencia inicial a un alimento no existe razón para ser mantenido en el tiempo

Frontera y Gimeno 1 puntualizan que es necesario que los padres conozcan cuál es la alimentación sana, además de practicarla, así como es importante tener en cuenta la forma de vida, trabajo de los padres, disponibilidad de tiempo para preparar comidas, disponibilidad económica para adquirir alimentos, tradiciones o incluso factores religiosos, ya que pueden influir poderosamente sobre dichos hábitos.

De acuerdo con la información recogida por Dalmau y Moráis 2, sabemos que, en España, la ingesta de proteínas y grasas es excesiva (sobretodo ácidos grasos saturados) y que el aporte de hidratos de carbono es escaso. La ingesta de pescado, verduras y hortalizas es baja a estas edades. Es común en España, lamentablemente, el no prestar demasiada importancia al desayuno, y eso que este, seleccionando los alimentos adecuados, contribuye a la prevención de la obesidad y mejora el rendimiento físico, intelectual y escolar.

Cabe destacar también, la caída del consumo de legumbres y cereales integrales así como el incremento de carnes y derivados, grasas y productos extremadamente calóricos. Es más, concretamente en la etapa de 1-3 años, la ingesta de proteínas es hasta cuatro veces superior a la recomendada, de acuerdo con el estudio ALSALMA (Dalmau y Moráis) 2.

Por su parte Jansen y col. alertan sobre lo que se conoce como la neofobia alimentaria que se podría definir como “el miedo a probar alimentos nuevos” y que sin duda afecta a los hábitos alimentarios de los niños y por tanto a su correcta nutrición y que cada vez está más extendido entre los jóvenes.

Otro de los problemas que puede aparecer a estas edades es la inapetencia, o lo que es lo mismo falta de apetito en el niño. Generalmente este rechazo de la alimentación no tiene causas fisiológicas sino que se deben a problemas conductuales relacionados con interacciones sociales y sobre todo familiares. De manera similar puede aparecer el negativismo que se define como el rechazo continuado de determinados alimentos y suele darse en niños consentidos, sobreprotegidos y dominantes.

CONCLUSIÓN

Si se concluye que se trata de un trastorno de la conducta alimentaria sin causa orgánica y sin compromiso nutricional severo, se sugieren como primeras medidas tranquilizar y educar a la madre y entorno familiar, aclarando que el niño no está desnutrido y el manejo debe ser enfocado fundamentalmente a reeducar hábitos de alimentación que se han alterado.

En la mayoría de los estudios citados observo como la obligación genera rechazo, se convierte en un trabajo forzado. El niño de los doce meses hasta los veinticuatro meses aproximadamente atraviesa una etapa de autoafirmación, con negación de los límites y normas parentales; contra el poder paterno; se convierte en un conflicto activo de poderes, sus padres se encuentran desarmados ante un hijo que ejerce de víctima.

Muchos autores coinciden en que las estrategias usadas por algunos padres en su intento desesperado para hacer que sus hijos coman, puede aumentar los pequeños problemas de alimentación ya existentes, hasta convertir la hora de las comidas en una experiencia negativa. Una conducta muy controladora o exigente de los padres impide que el niño aprenda a autorregularse por sí mismo.

Los problemas en la alimentación infantil llevan frecuentemente a la disminución del bienestar emocional y psicológico tanto de los padres como de sus hijos. He observado que los padres/ cuidadores no cuentan en muchas ocasiones con criterios claros sobre la búsqueda de orientación e intervención profesional, además la información que encuentran es a veces contradictoria.

Hay que tener en cuenta que además de todos estos factores hay niños que son malos comedores constitucionalmente, se trata de niños nerviosos y muy emotivos cuyos padres también tuvieron el mismo problema en la infancia. No suelen comer de la mano de sus padres y si de sus educadores

Se ha logrado observar que los genes podrían tener un papel importante en la regulación del apetito desde los primeros meses de vida y antes incluso de introducir otros alimentes diferentes a la leche materna. Los genes podrían influir sobre la sensibilidad a la saciedad y velocidad en el consumo de los alimentos.

– Teniendo en cuenta estos preceptos, hemos elaborado unas recomendaciones para trabajar las pautas alimentarias saludables que pueden seguir con sus hijos

Los niños aprenden por imitación, tanteo y repetición: el modelo alimentario de los padres tiende a reproducirse en sus hijos. Los padres como guías, un modelo a seguir, intentaran mantener la rutina a la hora de comer (lugar de la comida, tiempo asignado, alimentos y su orden, rituales familiares de higiene, etc.), aunque la presión del niño pretenda alterarlo, ayudándole así a que vaya comprendiendo y aceptando que la función decisoria en el ordenamiento de la familia es de los padres.

Un horario regular y previsible, separar comidas entre 4 a 6 horas, no picar entre comidas (de manera que permitan que el niño sienta deseos de comer antes de la próxima comida), el aviso previo a la comida, ordenar los juguetes antes de comer, lavarse las manos, participar en la preparación de la mesa, colocarse el babero/servilleta, sentarse en su asiento, usar los cubiertos, el orden de los platos, el ambiente de cordialidad e interés mutuo entre los comensales, no levantarse de la mesa sin consentimiento . Se debe igualmente separar el juego de la comida, permitiendo que el niño coma la cantidad deseada. El control antropométrico y de refuerzo de indicaciones debe ser periódico.

En esta línea, la presentación visual de un alimento es un determinante importante para su consumo, en relación a los colores, tamaños, formas del plato. También en el caso del tamaño, aquellas porciones grandes pueden disminuir tanto el gusto, como en el deseo hacia ese alimento. Las recomendaciones deben hacerse conociendo los hábitos dietéticos de la población y de la familia así como los gustos del niño. Si éste manifiesta una preferencia por un alimento, hay que utilizar dicho alimento como base para confeccionar diferentes comidas.

Se observa que además de una presentación apetitosa también hay que tener en cuenta el olor. Esta situación debe considerarse, si se tienen en cuenta que el olor es uno de los componentes que genera un gusto, anticipado al placer, lo cual influye en los mecanismos de regulación del apetito.

Para los niños, la comida es un juego y una forma de relacionarse con los padres, hermanos u otros niños. Por ello hay que presentarles los platos de manera atractiva (por ejemplo, con salsas que den colores a los alimentos). Además, los niños deben comer junto con todos los miembros de la familia.

Si los padres desarrollan sentimientos de culpa o miedo respecto a los hábitos alimenticios de su hijo puede dar lugar a una auténtica batalla entre ella y el niño a la hora de comer. La ansiedad y la angustia de los padres es una de las causas más habituales de alteraciones del apetito en los niños. Se convierte en un tema obsesivo y los rechazos del niño son el resultado natural del estrés y ansiedad que se crea en la familia a la hora de la comida utilizando esta actitud como un arma contra los padres.

El grupo de las verduras es el que más a menudo se rechaza y el de lácteos el que menos. A partir del segundo año de vida, las preferencias alimentarias de los padres determinan las de sus hijos.

En resumen, la alteración de la conducta alimentaria es un motivo de consulta de Atención Primaria frecuente, que si no se acompaña de signos clínicos de enfermedad, la mayoría tiene su causa en dificultades en la relación madre – hijo. Ofrecer pautas de manejo individualizadas, que permitan reeducar tanto a la familia como al niño, en relación a la conducta frente a la alimentación, debe ser la primera medida a efectuar por el pediatra.

Es tarea de los pediatras y de enfermería pediátrica educar y guiar a los padres y cuidadores en las distintas etapas del desarrollo, a fin de lograr establecer un patrón óptimo de alimentación, que se traduzca en una relación sana y natural con la comida, reconociendo y respetando las sensaciones fisiológicas de hambre y saciedad.

BIBLIOGRAFÍA

1.- Frontera Izquierdo, Pedro; Gimeno Frontera, M. Mar Dolores. Niños bien alimentados. Editorial Sintes, editorial S.A. 2015 ISBN: 978-84-9077-157-0

2.- J. Dalmau; L Peña- Quintana; A. Moráis; V. Martínez; V. Varea; M.J. Martínez. Análisis cuantitativo de la ingesta de nutrientes en niños menores de 3 años. Estudio ALSALMA. Anales de Pediatría. Volume 82, Issue 4, April 2015, Pages 255-266

3.- Jiménez Ortega, A. Isabel; Martínez García, Rosa Maria; Velasco Rodríguez Belvis,Marta; Ruiz Herrero, Jana. De lactante a niño. Alimentación en diferentes etapas. Nutrición hospitalaria. 2017; 34(Supl. 4):3-7 ISSN 0212-1611 – CODEN NUHOEQ S.V.R. 318

4.- I.Vitoria Miñanaa, J. Dalmau Serrab. El niño pequeño poco comedor. Aspectos prácticos. Sección de Nutrición Infantil, Hospital Lluis Alcanys, Xàtiva, Valencia. Unidad de Nutrición y Metabolopatías, Hospital La Fe, Valencia. MRev Pediatr Aten Primaria. 2016;8 Supl 1:S27-36

5.- M. Díaz Beltrán. Factores influyentes en el comportamiento alimentario infantil. Departamento de Nutrición y Bioquímica. Grupo de Investigación «Alimentos, Nutrición y Salud». 2010. Facultad de Ciencias. Pontificia Universidad Javeriana. Bogotá, Colombia.

6.- I. Beaudry Bellefeuille. El rechazo a alimentarse y la selectividad alimentaria en el niño menor de 3 años: una compleja combinación de factores médicos, sensoriomotores y conductuales. Clínica de Terapia Ocupacional Pediátrica Beaudry-Bellefeuille. Oviedo. Nutrición infantil Pediátrica. Acta Pediatr Esp. 2014; 72(5): XX

7.- Mario J. Casas López; Dra. Lucía Ayllón Valdés. Anorexia en la infancia Revista Cubana de Pediatría versión impresa ISSN 0034-7531versión On-line ISSN 1561-3119. Rev Cubana Pediatr v.74 n.3 Ciudad de la Habana jul.-set. 2012. Hospital Pediátrico Universitario “Willian Soler”

8.- Paulina Bravo J.; M. Isabel Hodgson B. Trastornos alimentarios del lactante y preescolar. Revista chilena de pediatría versión impresa ISSN 0370-4106. Unidad de Gastroenterología y Nutrición Pediátrica, División de Pediatría, Facultad de Medicina, Pontificia Universidad Católica de Chile. 2011

9.- I. Pérez García, S. Alberola, A. Cano. Rechazo del alimento en el niño pequeño. Anales de Pediatría Continuada, Volume 8, Issue 1, January–February 2010, Pages 10-16

10.- I. Cristina Castrillón; O. Ignacio Giraldo Roldán. Prácticas de alimentación de los padres y conductas alimentarias en niños: ¿Existe información suficiente para el abordaje de los problemas de alimentación? Revista de psicología. Universidad de Antioquia. 2014

11.- Clarissa I. Martin; Terence M. Dovey; Jon Arcelus. Trastornos de la ingestión alimentaria de la infancia o la niñez: Una revisión. Revista mexicana de trastornos alimentarios. versión On-line ISSN 2007-1523. 2012

12.- M. Liliana Betancourt; M. Rodríguez Guarin; J. Gempeler Rueda. Interacción madre-hijo, patrones de apego y su papel en los trastornos del comportamiento alimentario. Sistema de Información Científica. Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal

13.- Kmet LM, Lee RC, Cook LS. Standard quality assessment criteria for evaluating primary research papers from a variety of fields. Ed-Monton, Canada: Alberta Heritage Foundation for Medical Research; 2007.

14.- Luciana Ferreira Lemos, Lêda Maria Albuquerque, Liliana Müller Larocca, Verõnica de Azevedo Mazza. Menores de dos años y la disfunción nutricional: la visión del enfermero de la atención básica. Avances en Enfermería. Volumen 36, Número 3, p. 311-319, 2018. ISSN electrónico 2346-0261. ISSN impreso 0121-4500.

15.- Ontai LL, Sutter C, Sitnick S, Shilts MK, Townsend MS. My Child at mealtime parent self-assessment of food related behaviors: Validation with mealtime behaviors. Appetite. 2019 Jan 21.

16.- Boots SB, Tiggemann M, Corsini N. Pumpkin is «yucky»!: A prospective study of overt and covert restriction in the development of young children’s food preferences. Appetite. 2019 Jan 4;135:54-60.

17.- Borowitz KC, Borowitz SM. Feeding Problems in Infants and Children: Assessment and Etiology. Pediatr Clin North Am. 2018 Feb;65(1):59-72. doi: 10.1016/j.pcl.2017.08.021.

18.- Emley EA, Taylor MB, Musher-Eizenman DR. Mindful feeding and child dietary health. Eat Behav. 2017 Jan;24:89-94. Doi

19.- P.E. Ducuara Mora. Consideraciones sobre la inapetencia infantil y la adopción de hábitos alimentarios saludable. Sistema de Información Científica. Revista CESMEDICINA Volumen 25 No.2Julio – Diciembre / 2011 Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal.

20.- E. Miqueleiz; L. Lostao; P. Ortega; J M.Santos; P. Astasio; E. Regidor. Patrón socioeconómico en la alimentación no saludable en niños y adolescentes en España. https://doi.org/10.1016/j.aprim.2013.05.010. Volume 46, Issue 8, October 2014, Pages 433-439

21.- A. Ivette Macias M.; L. Guadalupe Gordillo S.; E. Jaime Camacho R. Hábitos alimentarios de niños en edad escolar y el papel de la educación para la salud. Revista chilena de nutrición. versión On-line ISSN 0717-7518. Vol. 39, N°3, Septiembre 2012, págs.: 40-43

22.- Maureen M. Black; Hilary M. Creed Kanashiro ¿Cómo alimentar a los niños? La práctica de conductas alimentarias saludables desde la infancia. Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Publica. Versión impresa ISSN 1726-4634. 2012

23.- T. Rodríguez Tamayo; S. María Tojas. Educar en alimentación para crear hábitos alimentarios saludables. Universidad de Valladolid. Facultad de Educación y Trabajo Social. Trabajo fin de grado, 2018

24.- N. Warncke Monsalve. Alimentación y hábitos de vida saludable en Educación Infantil. Universidad de Valladolid. Facultad de Educación y Trabajo Social. Grado en Educación Infantil trabajo fin de grado. 2018

25.- E. Maya Uceda. Influencia del comportamiento en las conductas en alimentación de niños de Educación Infantil. 2015. Universidad de Granada. Facultad de Ciencias de la Educación. Grado en Educación Infantil. http://hdl.handle.net/10481/40949

26.- E. Maiz Aldalur, C. Maganto Mateo, N. Balluerka Lasa. Neofobia y otros trastornos restrictivos alimentarios en la infancia y consumo de frutas y verduras: revisión. Revista Españolas de Nutrición Comunitaria. Rev Esp Nutr Comunitaria 2014;20(4):150-157 ISSN 1135-3074

27.- J. Gempeler Rueda; M. Rodríguez Guarín; F. Muñoz; V. Pérez Muñoz. Aversión a los alimentos en la infancia: ¿fobia, obsesión o trastornos del comportamiento alimentario no especificado? Rev Col Psiqui 2008; XXXVII (3): 355-364

28.- Jansen E, Mulkens S, Emond Y, Jansen A. From the Garden of Eden to the land of plenty. Restriction of fruit and sweets intake leads to increased fruit and sweets consumption in children. Appetite. US National Library of Medicine National Institutes of Health 2008 Nov;51(3):570-5. doi: 10.1016/j.appet.2008.04.012. Epub 2008 Apr 22.

29.- A. Martínez Rubio, M.D. Cantarero Vallejo, B. Espín Jaime. ¿Cómo orientan los pediatras de Atención Primaria la alimentación complementaria? Revista Pediatría de Atención Primaria, ISSN 1139-7632, Vol. 20, Nº. 77. Enero, 2018

30.- P. Andrés Certad Villarroel, A. González Bavera. Análisis de la dieta consumida por niños y niñas en educación inicial durante la rutina diaria. Vivat Academia, ISSN-e 1575-2844, Nº. 141, 2018, págs. 1-38

31.- R. Antoín Rodríguez. Alimentación del niño en edad preescolar. Importancia de la educación para la salud. NURE investigación: Revista Científica de enfermería, ISSN-e 1697-218X, Vol. 15, Nº. 94. Julio, 2018

32.- G. Alcaraz L, N. Rosa Alcaraz L. Importancia de la alimentación para el desarrollo psicofísico del niño en la edad temprana. Investigación y educación en enfermería, ISSN 0120-5307, ISSN-e 2216-0280, Vol. 8, Nº. 1, 1990, págs. 59-68