Intervención y actuación en caso de incendio en viviendas y edificios con personas afectadas por inhalación de humo y quemaduras

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. N.º 7–Julio 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; N.º 7: 420

Autor principal (primer firmante): Pedro Jesús Guerrero Muñoz

Fecha recepción: 12/06/2024

Fecha aceptación: 08/07/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(7): 420

Autores:

  • Pedro Jesús Guerrero Muñoz
  • Ángel David Otero González

Resumen

Los registros de incendios en viviendas o edificios van en considerable aumento en los últimos años. Sólo en Andalucía se registraron 56 muertes de las 152 producidas por incendio en 2021. La inhalación del humo es la principal causa de asfixia y muerte en las víctimas de incendios, seguido de las quemaduras.

Cuando sucede un incendio, se activa una cadena de asistencia que va desde bomberos, policías y sanitarios para dar respuesta tanto a las necesidades de las personas que están dentro del incendio como para erradicar el fuego.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Para rescatar y evacuar a las personas que se encuentran en el interior del edificio o vivienda en llamas es necesario contar con una formación mínima sobre la dinámica de comportamiento del fuego, garantizando así que cualquier actuación que se realice no lo agrave y conociendo cual es la mejor manera de evacuar a las personas sin poner aún más su vida en riesgo.

La secuencia de intervención cuando se tiene conocimiento de un incendio de una vivienda o edificio es llamar lo antes posible al 112, desde donde activarán las diferentes ayudas como bomberos, ambulancias, personal sanitario y policías, los cuales actuarán de manera coordinada siguiendo un protocolo específico.

La actuación a seguir cuando se acontece un incendio en una vivienda o en un edificio de viviendas es confirmar, localizar afectados y recopilar información.

Palabras clave: incendio, quemadura, inhalación, humo, actuación, intervención, edificio

Abstract

Records of fires in homes or buildings have increased considerably in recent years. In Andalusia alone, 56 deaths were recorded out of the 152 caused by fire in 2021. Smoke inhalation is the main cause of asphyxiation and death in fire victims, followed by burns.

When a fire happens, a chain of assistance is activated that includes firefighters, police and health workers to respond to both the needs of the people who are inside the fire and to eradicate the fire.

To rescue and evacuate people who are inside the burning building or home, it is necessary to have minimal training on the dynamics of fire behavior, thus guaranteeing that any action taken does not aggravate it and knowing what the best way to evacuate people without further putting their lives at risk.

publica-articulo-revista-ocronos

The sequence of intervention when you become aware of a fire in a home or building is to call 112 as soon as possible, from where they will activate the different aid such as firefighters, ambulances, personnel health and police, which will act in a coordinated manner following a specific protocol.

The action to follow when a fire occurs in a home or residential building is to confirm, locate those affected and collect information.

Keywords: fire, burn, inhalation, smoke, performance, intervention, building

Introducción

Los últimos años se ha notado un aumento considerable de incendios de edificios y viviendas, convirtiéndose esta situación en una notoria problemática. Andalucía es la región con más muertes por incendios en viviendas de todo el país. En 2021, España registró 152 muertes en viviendas a consecuencia de un fuego, de las cuales 56 ocurrieron en Andalucía, suponiendo el 27% del total nacional, colocando esta cifra a la región muy por encima de las demás.

Cuando se acontece un incendio, es muy común que las personas que se encuentran dentro de sus viviendas resulten heridas por quemaduras o se intoxiquen por la inhalación de humo tóxico. El humo es una suspensión de aire en el aire resultante de la combustión de un combustible. La inhalación del humo es la principal causa de asfixia y muerte en las víctimas de incendios. El humo mata por intoxicación a consecuencia de sus componentes tóxicos, además de producirse un taponamiento de los alvéolos por pequeñas partículas sólidas que asfixian a la víctima.

La quemadura es una lesión en un tejido vivo provocada por diferentes agentes, en el caso de los incendios el agente que la provoca es el fuego (agente físico). Las quemaduras no tan graves se producen por el contacto con llamas, superficies calientes o por la toma de contacto con elementos a altas temperaturas.

Las quemaduras se clasifican en base de su extensión en menores (cuando la superficie quemada no rebasa el 10% de la superficie total del cuerpo), moderadas (cuando la superficie quemada se encuentra entre el 10-20% de la superficie total del cuerpo) y en graves (cuando la superficie quemada sobrepasa el 20%).

Cuando sucede un incendio, se activa una cadena de asistencia que va desde bomberos, policías y sanitarios para dar respuesta tanto a las necesidades de las personas que están dentro del incendio como para erradicar el fuego. Es fundamental prestar la asistencia lo más rápido posible para disminuir el número de afectados, tanto los que están en la vivienda como los cuidados cercanos y las viviendas y comercios colindantes.

Es fundamental tener en cuenta que la principal causa de muerte en incendios de interior es a consecuencia del humo. Es imprescindible informar a la ciudadanía que cuando se acontece un incendio de esta índole es importante proteger las vías respiratorias. Además, los servicios de asistencia también deben proteger sus vías respiratorias para no sufrir las devastadoras consecuencias que produce el humo tóxico, protegiéndose con un equipo de protección individual. Se ha de tener en cuenta que cuando se presta asistencia dentro del incendio las condiciones de visibilidad con muy bajas, pudiendo utilizar cámaras de visión térmica, guarda guía o la propia manguera de los bomberos cuando existe algún problema de desorientación, garantizando así que tanto el personal que actúa como los heridos son evacuados.

Para rescatar y evacuar a las personas que se encuentran en el interior del edificio o vivienda en llamas es necesario contar con una formación mínima sobre la dinámica de comportamiento del fuego, garantizando así que cualquier actuación que se realice no lo agrave y conociendo cual es la mejor manera de evacuar a las personas sin poner aún más su vida en riesgo.

La secuencia de intervención cuando se tiene conocimiento de un incendio de una vivienda o edificio es llamar lo antes posible al 112, desde donde activarán las diferentes ayudas como bomberos, ambulancias, personal sanitario y policías, los cuales actuarán de manera coordinada siguiendo un protocolo específico. Se debe facilitar lo máximo posible la llegada de estos servicios, acordonado la zona y evacuando a los transeúntes y curiosos que se encuentren por la zona, siendo muy importe la labor policial en este momento, dando acceso fácil a los servicios de rescate y asistencia sanitaria.

Tanto bomberos, policía y servicios sanitarios se situarán lo más cerca posible a la fachada del edificio, siempre que la situación lo permita y se guarden las medidas de seguridad y sus labores no se vean afectadas por las llamas o el humo, guardando siempre una distancia de seguridad para que sus vidas no corran peligro.

Para la gestión de Emergencias es fundamental que exista una coordinación de todos los organismos involucrados encargados de resolver la situación, sobre todo cuando existen víctimas, siendo crucial mantener una adecuada coordinación entre policías, bomberos y sanitarios.

Objetivo

Analizar la intervención y actuación que debe realizar los servicios de ayuda y emergencias en caso de incendio en viviendas y edificios con personas afectadas por inhalación de humo y quemaduras.

Metodología

Para la búsqueda bibliográfica y recopilación de información se consultaron distintas fuentes durante los meses de febrero y mayo de 2024, siendo las bases de datos consultadas Cuiden, PubMed, y Dialnet. La combinación de Palabras clave (incendio, quemadura, inhalación, humo, actuación, intervención, edificio) a través del operador booleano AND hizo que se obtuvieran numerosos artículos artículos, seleccionado un total de 8 por su gran aporte de información y la comprensión lectora del área temática llevada a estudio. La selección se realizó utilizando como criterios de inclusión aquellos artículos escritos en castellano o en inglés y con la posibilidad de acceder a su texto completo. Quedaron descartados aquellos que aportaban datos sin interés y publicaciones duplicadas. Finalmente, los artículos seleccionados se encuentran referenciados en la bibliografía de este trabajo.

Resultados

Hay que tener en cuenta que cualquier maniobra que se realice de aproximación al fuego en el interior de un edificio supone un alto riesgo para la seguridad de las personas, tanto por el calor y las altas temperaturas como por el humo, puesto que en muchas ocasiones no se percibe inicialmente el grado de peligrosidad del mismo y el riesgo de intoxicación grave al que nos sometemos. Por eso, si no se dispone de un equipo de protección respiratoria adecuado, no se debe actuar.

La actuación a seguir cuando se acontece un incendio en una vivienda o en un edificio de viviendas es confirmar, localizar afectados y recopilar información. Una vez que se confirma la existencia del incendio, agrupar a los vecinos en un lugar fijo para que permanezcan hasta que dure la emergencia, evitando de esta forma que se lesionen.

Es necesario conocer datos sobre posibles personas atrapadas, número de plantas de la vivienda y número total del edificio, existencia de personas con necesidades específicas afectadas dentro del inmueble, acceso a la vivienda, suministros de energía, etc.

Para la evacuación, se debe tener en cuenta la dinámica ascendente de los humos y gases que se generan en un incendio, así como la toxicidad de los mismos.

Cuando el incendio sucede en un edificio, salvo que este disponga de escalera sectorizada y esté libre de humo, en caso de duda se recomienda no evacuar hasta que lleguen los bomberos. Hasta que lleguen los bomberos el mando lo asumirá la policía.

Como norma general, solo se ordenará la evacuación de las viviendas situadas en las plantas inferiores a la vivienda incendiada, ya que las plantas superiores pueden encontrarse con el hueco de la escalera inundado de humo por el efecto chimenea. Jamás realizar una evacuación por el hueco de la escalera en sentido ascendente buscando salida a la azotea del edificio.

En general, la medida de autoprotección más segura y recomendable es confinar a los vecinos en sus propias viviendas, los cuales deben tomar medidas de autoprotección (cerrar puertas y ventanas, tapar las ranuras para evitar la entrada de humo, hacerse visible desde el exterior) hasta la llegada de los bomberos.

Hay que tener muy presente que una mala práctica puede agravar las consecuencias del incendio, con un número mayor de personas afectadas por intoxicación de humo o quemaduras, como podría ser:

La zona donde se ha producido el incendio se dividirá en:

  • Zona caliente: reservada exclusivamente a Bomberos.
  • Zona templada: donde se sitúan los vehículos y recursos de los servicios de emergencia necesarios.
  • Zona segura o fría: personal afectado por la emergencia, vecinos del inmueble, autoridades y medios de comunicación, etc.

Una vez que los bomberos y la policía han realizado las maniobras de rescate, los servicios sanitarios pasarán a la acción. Para ello, valorará a cada vecino rescatado y lo trasladará al hospital si fuese necesario. Si es posible, se prestará atención sanitaria in situ. Hay que tener muy presente que en las personas con quemaduras importantes se producirán una serie de acontecimientos (choque de los grandes quemados) como:

  • Inmediatamente después de la quemadura, dolor neurógeno. Para calmar se administra morfina. Si la quemadura es superior al tercer grado, puede aparecer anestesia por destrucción de nervios.
  • A las 2-3 horas, se produce una gran pérdida de agua. Tratar con expansores de plasma.
  • A los 2-3 días, se produce sepsis y toxemia secundaria. Tratar con antibióticos.
  • Los grandes quemados tardarán semanas o meses en regenerar la piel, presentando queloides. En muchas ocasiones la piel no será capaz de regenerarse, siendo necesario cirugía.

Cuando un vecino ha sufrido una inhalación de humo, se produce una lesión de las vías aéreas altas, cuyos síntomas aparecerán en cuestión de minutos, aunque también pueden aparecer varias horas después. Junto con las lesiones de las vías aéreas altas se pueden producir lesiones de vías aéreas bajas, ocasionando síntomas tardíos. Los síntomas por inhalación de humo incluyen tos, sibilancias, taquipnea, confusión, letargo y coma.

Hay que sospechar de inhalación de humo cuando un individuo presenta síntomas respiratorios, confinamiento prolongado en un incendio o esputo carbonoso. Para tratar esta patología hay que administrar oxígeno al 100% mediante mascarilla nasal, y en ocasiones hay que proceder a la intubación endotraqueal, por lo que será necesario trasladar al paciente al hospital.

Tras el incendio se procederá a realizar una secuencia de pasos como la toma de datos (evitar la duplicidad de datos), información a los vecinos (servicios afectados que no serán utilizables hasta su revisión por técnico competente como electricidad, gas, ascensor, agua; informar si pueden o no regresar a sus viviendas), información a los medios de comunicación, retirada de los servicios de ayuda (bomberos, policía, sanitarios) y análisis de la intervención (pretende mejorar próximas actuaciones conjuntas).

En un incendio en un edificio de viviendas, también es importante la intervención de los psicólogos para calmar y tranquilizar a la vecindad, sobre todo en los casos donde haya sucedido muerte. La pérdida de una vivienda por incendio supone un gran impacto emocional, puesto que además de perder la casa se pierden innumerables recuerdos como fotos, enseres familiares, etc. También se pondrá en marcha la ayuda de los trabajadores sociales para reubicar a las personas que no puedan volver a entrar en sus viviendas o las que la han perdido para siempre.

Conclusión

Cuando ocurre un incendio en una vivienda o en un edificio de viviendas el caos y el miedo se apodera de la situación. Es necesario saber que la inhalación por humo es la principal causa de muerte en este tipo de incendios y que para realizar una evacuación de las personas que están atrapadas dentro de las viviendas es necesario contar con un equipo de protección individual, puesto que en este acontecimiento las personas que auxilian también pueden sufrir las importantes consecuencias, como son la intoxicación por humo tóxico y las quemaduras.

Ante este incendio, lo primero que se debe hacer es llamar al 112, los cuales activarán la cadena de ayuda a la mayor brevedad, activando a los servicios sanitarios, bomberos y policía. Para la gestión de Emergencias es vital que exista una coordinación de todos los organismos involucrados encargados de solventar la situación, sobre todo cuando existen víctimas, siendo crucial mantener una adecuada coordinación entre policías, bomberos y sanitarios.

La actuación a seguir cuando se acontece un incendio en una vivienda o en un edificio de viviendas es confirmar, localizar afectados y recopilar información. La actuación e intervención ante este tipo de situaciones se realizará siguiendo un protocolo establecido donde se establezca la función que debe realizar cada servicio.

Referencias bibliográficas

  1. Castillo, P. (2003).  Quemaduras.  Conceptos  para  el  médico general. Cuadernos de cirugía, 17(1), 58-63.
  2. Peralta, H. (2005). Lesiones por inhalación de humo. Rev. Hosp. Ital. B. Aires Vol, 25(2), 44.
  3. Baixauli, P. K., Sarabia, J. M., Soriano, L. R., & Ibáñez, J. D. A. (2018). Propuesta de algoritmo para el manejo de la vía aérea del paciente tras inhalación de humo. Revista Española de Anestesiología y Reanimación, 65(3), 170-172.
  4. Barreneche, R. O. (2021). Proteccion y seguridad contra incendios: Facilitar la evacuación. Facilitar la extinción del incendio. CP67.
  5. SOTO, L. R. (2010). Elaboración e implementación de un plan de emergencia y evacuación edificio multimedial ante un riesgo de incendio.
  6. Capistrano Burgos, E. (2021). Problemática de evacuación de incendios en edificios en altura. Caso práctico: simulación de evacuación en las Torres Colón.
  7. Martín-Gómez, C., & Mambrilla-Herrero, N. (2014). La seguridad contra incendios y la arquitectura.
  8. De Lama Burgos, C. D. L. B., & González Gaya, C. (2018). Experiencias en la utilización de la realidad virtual para la evacuación de personas en caso de incendio.