Actuación enfermera ante pacientes con Alzheimer

Nursing performance with patients with Alzheimer’s

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 9–Septiembre 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº9: 164

Autor principal (primer firmante): Irati Garcia Téllez

Fecha recepción: 23 de agosto, 2022

Fecha aceptación: 20 septiembre, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(9) 164

Autoras:

Irati García Téllez (Graduada en Enfermería), Sandra Belles Gasulla, Cristina Gabriel Peralta, Natalia Martínez San Higinio, Andrea Mazas Ramo, Paula Perié Albero (Graduadas en Enfermería).

publica-TFG-libro-ISBN

Resumen

La enfermedad de Alzheimer (EA) es considerada como el tipo de demencia más frecuente a nivel mundial. Se desconoce su causa y se caracteriza por ser una enfermedad degenerativa que afecta al cerebro y cursa con deterioro cognitivo y afección precoz de la memoria. Existen tres etapas de la enfermedad que evolucionan de manera progresiva. La adaptación a la vida con Alzheimer supone un importante cambio para los pacientes y sus familiares que normalmente son quienes se encargan de realizar el cuidado principal, por lo que es importante elaborar y establecer las intervenciones enfermeras disponibles para fomentar el autocuidado y mejorar la calidad de vida de estos pacientes.

Metodología: Se han consultado diversas bases de datos, revistas y páginas web, con el fin de encontrar la mejor evidencia disponible para su posterior revisión y análisis.

Resultados: La labor de Enfermería es fundamental a la hora de proporcionar información detallada y apoyo tanto emocional como funcional a pacientes y cuidadores. Gracias al conocimiento enfermero se pueden recomendar diferentes recursos para llevar a cabo en el día a día facilitando la calidad de vida de los EA y mejorando la realización de las actividades básicas de la vida diaria.

Discusión: El personal de Enfermería desempeña una labor primordial a la hora de proporcionar la atención y los cuidados necesarios tanto a pacientes con EA como a sus familiares y cuidadores, proporcionando apoyo y recursos para garantizar unos cuidados de calidad y mejorar la calidad de vida de los mismos.

Abstract

Alzheimer’s disease (AD) is considered the most common type of dementia worldwide. Its cause is unknown and it is characterized as a degenerative disease that affects the brain and causes cognitive impairment and early memory impairment. There are three stages of the disease that evolve progressively. Adapting to life with Alzheimer’s involves an important change for patients and their families who are normally the ones in charge of providing the main care, so it is important to develop and establish the nursing interventions available to promote self-care and improve the quality of care. life of these patients.

Methodology: Various databases, journals and web pages have been consulted in order to find the best available evidence for subsequent review and analysis.

Results: Nursing is essential when it comes to providing detailed information and both

emotional and functional support to patients and caregivers. Thanks to nursing knowledge, different resources can be recommended to carry out on a daily basis, facilitating the quality of life of AE and improving the performance of basic activities of daily living.

Discussion: Nursing staff play a key role in providing the necessary care and attention to both patients with AD and their families and caregivers, providing support and resources to ensure quality care and improve their quality of life.

Palabras clave: Enfermedad de Alzheimer; educación en Enfermería; cuidadores; demencia.

Key words: Alzheimer disease; education nursing; caregivers; dementia.

Introducción

La demencia es una enfermedad considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una prioridad de Salud Pública afectando a alrededor de 55 millones de personas a nivel mundial (2021). Cada año se diagnostican aproximadamente 10 millones de nuevos casos, suponiendo la afectación de entre un 5% y un 8% de la población total mayor de 65 años. En España los datos oscilan en torno a unas 800.000 personas diagnosticadas. Existen diferentes tipos de demencia como son: la enfermedad de Alzheimer (EA) que es la más frecuente, demencia vascular, demencia con cuerpos de Lewy, demencia frontotemporal y demencia mixta (1,2).

El término “enfermedad de Alzheimer” es conocido desde noviembre de 1906, gracias al neuropatólogo alemán Alois Alzheimer y se caracteriza, por ser considerada como un tipo de enfermedad degenerativa que afecta al cerebro que cursa con afectación precoz de la memoria y deterioro cognitivo siendo su causa actualmente desconocida. La incidencia de esta enfermedad aumenta con el envejecimiento, existiendo mayor número de casos a partir de los 65 años, a pesar de que no puede atribuirse la edad como causa aparente. Existen diversos factores de riesgo a tener en cuenta que podrían influir en el desarrollo de la EA tales como: la edad, el sexo, la obesidad, la hipercolesterolemia, la hipertensión arterial, la diabetes mellitus y el consumo de alcohol y tabaco (1,2).

Las manifestaciones de la enfermedad de Alzheimer que se incluyen como criterio diagnóstico afectan a nivel cognitivo, funcional y conductual. Se caracteriza por un deterioro progresivo de las funciones intelectuales, tales como: la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, el cálculo, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio acompañado normalmente por el deterioro del control tanto emocional como del comportamiento. Sin embargo, la conciencia no se ve afectada. A pesar de ser una enfermedad de carácter degenerativo, la evolución de la misma es muy variable pudiendo afectar de forma muy rápida o por el contrario de manera lenta y progresiva. Podríamos incluir los síntomas relacionados en 3 etapas diferentes (1,3):

  • Etapa temprana: suele pasar desapercibida y los síntomas más típicos son: tendencia al olvido; pérdida de la noción del tiempo; desorientación espacial, incluso en lugares conocidos.
  • Etapa intermedia: estos síntomas cada vez son más notorios y presentan un carácter más incapacitante para los pacientes: olvidos recientes; desorientación temporoespacial; dificultad para comunicarse; déficit de autocuidado; alteraciones conductuales…
  • Etapa tardía: esta fase está marcada por la dependencia casi en su totalidad: alteraciones de memoria graves; pérdida de funciones básicas (incontinencia de esfínteres, dificultad para caminar…); desorientación temporoespacial completa; alteraciones conductuales que pueden cursar con agresividad…

En la actualidad no existe un tratamiento que pueda curar la enfermedad y por ello el tratamiento empleado únicamente actúa paliando los síntomas y facilitando una lenta progresión de los mismos.

El abordaje de este tipo de pacientes precisa de un potente equipo multidisciplinar que pueda coordinar los cuidados tanto a nivel asistencial como a nivel domiciliario incluyendo de manera integral tanto a los propios pacientes como a su familia. La enfermedad de Alzheimer supone un importante impacto a nivel familiar ya que, normalmente es la familia quien asume el rol de cuidador principal de este tipo de pacientes afectando de manera directa en su propia calidad de vida. Dichos cuidadores son conocidos como cuidadores informales y son las personas encargadas de realizar el cuidado no profesional de pacientes dependientes. Tras el diagnóstico de enfermedad de Alzheimer, tanto los pacientes como los familiares manifiestan temor e incertidumbre ante la enfermedad siendo fundamental por ello poder disponer de un fuerte equipo en el que poder sustentarse ante cualquier problema que pueda ir surgiendo.

Objetivos

  • General: Identificar los cuidados principales que precisan los pacientes con Alzheimer y sus cuidadores y describir las actividades enfermeras que puedan ayudar en dicha situación.
  • Específicos:
    • Identificar los recursos sociosanitarios que se proporcionan a pacientes con enfermedad de Alzheimer.
    • Definir los diferentes tipos de intervenciones enfermeras en pacientes con enfermedad de Alzheimer así como la utilidad de las mismas.

Metodología

Se ha realizado una revisión bibliográfica basada en la evidencia de diferentes bases de datos como PubMed, Cuiden y Google Académico, revistas científicas de interés como la revista de Enfermería neurológica y portales web como la asociación CEAFA. La revisión se ha realizado con el fin de obtener una evidencia científica de calidad relacionada con el tema propuesto, para su consiguiente análisis y aplicación.

Resultados

La enfermedad de Alzheimer supone un gran cambio en la vida de los pacientes y de sus familiares. Cada caso hay que tratarlo de manera integral e individualizada y valorar los recursos sociales, económicos y culturales de los cuales disponen para hacer frente a este nuevo estilo de vida al cual deben adaptarse. Antes de llevar a cabo cualquier intervención es preciso conocer el grado de conocimientos y dependencia de estos para poder abordar cada caso de la mejor manera posible. El personal de Enfermería desempeña una importante labor de ayuda y apoyo con este tipo de pacientes y con sus familias en todas y cada una de las etapas de la enfermedad. Son varios los aspectos que se deben abordar ya que el deterioro de la enfermedad de Alzheimer es progresivo y cada etapa precisa de unos cuidados específicos.

Al inicio de la enfermedad los síntomas pueden pasar desapercibidos y confundirse con pequeños despistes de la edad. Hay que prestar atención a todo tipo de señales que puedan presentarse y valorar el grado de deterioro que puedan presentar. Para ello hay diferentes recursos útiles para emplear por parte del personal de Enfermería como son las escalas. La escala FAST y la escala DGS se emplean para poder definir las fases de la enfermedad de Alzheimer, permitiendo conocer la evolución de la misma y de esta manera poder definir los cuidados que precisan en cada momento 5.

  • GDS (Global Deterioration Scale) o escala de deterioro global de Reisberg: esta escala contempla 7 fases que abarcan desde la normalidad (GDS 1) hasta la etapa más grave de la enfermedad (GDS 7), de tal manera que nos permite evaluar el progreso del deterioro a medida que avanza la enfermedad.
  • FAST (Functional Assessment Staging) o escala de evolución funcional: esta escala complementa a la GDS (Global Deterioration Scale) en las fases 6 y 7, reflejando la progresiva incapacidad que van presentando para mantener el correcto mantenimiento de las actividades básicas de la vida diaria (ABVD) Anexo 1.

Otro de los aspectos básicos en los que el personal de Enfermería debe incidir se basa en la adaptación al día a día con la enfermedad. Este tipo de pacientes paulatinamente van perdiendo cada vez mayor número de capacidades cognitivas y por ello es importante prestar apoyo e información suficiente para poder ir adaptándose a cada etapa. Es fundamental escuchar y observar y en caso de que existan problemas de comunicación preguntar a los familiares o cuidadores. El deterioro cognitivo que presentan los enfermos de EA afecta a todas las esferas y por ello es importante contar con recursos suficientes. Estas son algunas de las medidas que el personal de Enfermería puede proporcionar tanto a familiares como a los propios pacientes en las etapas iniciales:

  • Por un lado, uno de los aspectos que se ve afectado es la alimentación. Hay pacientes a los que se les olvida comer y muchos otros que por el contrario comen con ansia. Se recomienda realizar comidas frecuentes de pequeña cantidad que incluyan el número de nutrientes necesarios. Comer sentado y tranquilo en un ambiente relajado, a ser posible sin distracciones y en la medida de lo posible en el mismo sitio (mismo domicilio, mesa, habitación…). Intentar preparar alimentos de fácil masticación y que puedan cogerse con las manos, puesto que conforme avanza la enfermedad se les olvida el uso de los cubiertos.

Beber abundante agua, aproximadamente un litro y medio diario (en caso de presentar dificultad de deglución se adaptará la textura). Mantener una buena higiene bucal e incidir en la misma, en caso de dificultad se prestará la ayuda necesaria para ello (7,9).

  • Por otro lado, la desorientación y la pérdida de memoria son dos de los grandes pilares de la EA. Poco a poco se sienten desubicados en su propio domicilio y por ello es importante prestarles ayuda tanto a ellos como a sus familiares. Se recomienda seguir rutinas diarias sin estrés y con compañía de sus referentes. En domicilio se pueden colocar carteles indicativos de los lugares principales (WC, habitación, cocina) e incluso de los utensilios básicos que se emplean a diario (nevera, cama, puerta de entrada…). El papel de Enfermería está orientado a facilitar las actividades básicas de la vida diaria (ABVD) mediante la adaptación a su entorno, formando en igual medida a los cuidadores.

Conforme avanza la enfermedad, la labor de Enfermería debe centrarse en proporcionar cuidados precisos en cuanto a higiene, ayuda en la deambulación, estimulación cognitiva, rehabilitación funcional y control de conducta y sobre todo seguir incidiendo en la formación de los cuidadores.

  • Apoyo y formación al cuidador: queda de manifiesto la necesidad de apoyar e informar de todo el proceso a los cuidadores principales. Ellos son quienes desempeñan el papel principal en el cuidado diario de pacientes con enfermedad de Alzheimer. La mayoría están expuestos a situaciones de estrés que incrementan el riesgo de que puedan sufrir problemas físicos y emocionales, sobre todo ansiedad y depresión. Por ello, es fundamental que a través de la orientación y los recursos que se les puede proporcionar (grupos de autoayuda, intervenciones de tiempo libre, programas psicoeducativos) tengan la capacidad de cuidar a la vez que cuidan se su propia calidad de vida. Por otro lado, se debe proporcionar información sobre recursos disponibles para el cuidado de los pacientes como son residencias, centros de día, unidades especiales en demencia… que puedan ayudar a descansar a sus cuidadores y fomentar su propio autocuidado.

Discusión/Conclusión

Dada la importancia que presenta el buen control y manejo de los pacientes con enfermedad de Alzheimer, es fundamental disponer de los conocimientos y recursos necesarios para poder hacer frente al impacto que supone en su calidad de vida. El personal de Enfermería desempeña una labor primordial a la hora de proporcionar la atención y los cuidados necesarios tanto a este tipo de pacientes como a sus familiares y cuidadores, proporcionando apoyo y recursos para garantizar unos cuidados de calidad.

Las actividades enfermeras reducen la sintomatología psicológica, conductual y emocional de los pacientes con Alzheimer, así como la sobrecarga emocional, física y psicológica de sus cuidadores principales. Por ello, es fundamental el apoyo y la formación tanto emocional como funcional tanto a pacientes como a cuidadores, para poder hacer frente y adaptarse en las mejores condiciones posibles a la vida con Alzheimer.

actuacion-enfermera-pacientes-alzheimer

Bibliografía

  1. Navarro Martínez M, Jiménez Navascués L, García Manzanares MC, de Perosanz Calleja M, Blanco Tobar E. Los enfermos de Alzheimer y sus cuidadores: intervenciones de Enfermería. Gerokomos [internet] Jun 2018 [Consultado 16 agos 2022]; 29 (2). Disponible en: https://scielo.isciii.es/ scielo.php?script=sci_arttext& pid=S1134928X2018000200 079
  2. Cruz García E. Algunos aspectos actuales sobre el manejo de la Enfermedad de Alzheimer por el profesional de Enfermería. Rev Cub Tecn de Salud [internet] 2016 [Consultado 16 agos 2022]; 7(1). Disponible en: http://revtecnologia.sld. cu/index.php/tec/article/view/651
  3. Fillat Delgado Y. Censo de personas con Alzheimer y otras demencias en España. Fundamentación, metodología, datos disponibles, herramientas, aprendizajes y propuestas. CEAFA [internet] 2020 [Consultado 16 agos 2022]. Disponible en: https://www.ceafa.es/ files/2020/12/censo-alz.pdf
  4. Otero Ceballos M, Tamarit Calderin N, Torres Esperón M, Benítez Hernández I.Guía de prácticas para Enfermería en la atención a los cuidadores de pacientes con demencia. Rev cubana Med Gen Integr [internet] abr-jun 2020 [Consultado 16 agos 2022]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo. php?pid=S0864212520200 00200007&script=sci _artte xt&tlng=pt
  5. Hablemos de Alzheimer. Fundación Pasqual Maragall [internet] [Consultado 16 agos 2022]. Disponible en: https://blog.fpmaragall. org/escala-fast
  6. Otero Ceballos M, Tamarit Calderín N. Enfermería, cuidadores principales y familia de pacientes con demencia. Rev cubana enfermer [internet] oct-dic 2019 [Consultado 16 agos 2022]; 35 (4). Disponible en:
    http://scielo.sld.cu/scielo.php? script=sci_arttext&pid=S08640 319201900040001 8
  7. García Díaz S, García Díaz MJ, Illán Noguera CR, Álvarez Martínez MC, Martínez Rabadán M, Pina Díaz LM, Guillén Pérez F, Bernal Barquero M. Intervenciones enfermeras dirigidas a los pacientes de Alzheimer y a sus cuidadores: una revisión bibliográfica. Enfer docent [internet] 2013 [Consultado 16 agos 2022]; 101:36-40. Disponible en: https://www.huvv.es/sites/ default/files/revistas/ED-101-09.pdf
  8. Morfi Samper R. Pereira Márquez M. Aspectos éticos en la enfermedad de Alzheimer. Rev Cubana enfermer [internet] ene-abr 2003 [Consultado 16 agos 2022]; 19(1). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo. Moephp?script=sci_arttext& pid=S0864- 03192003000100012
  9. Alzheimer. Consejos para una buena alimentación. SEDENE [internet] [Consultado 16 agos 2022]. Disponible en: https://www.sedene.com/wpcontent/ uploads/2012/08/alzheimer_consejos_ alim entacion.pdf
  10. Herrera Barcia T. Nuevos horizontes en los cuidados de Enfermería en la demencia. Rev cientif de soc esp de enferm neuro [internet] jul-dic 2021 [Consultado 16 agos 2022]; 54: 1-2. Disponible en:
    https://www.elsevier.es/es -revista-revista-cientifica-sociedad-espanola- Enfermería-319-articulo-nuevos-horizontes-cuidados- Enfermería- demenciaS201352462 1000015?referer=buscador
  11. Leite Funchal Camacho AC, Coelho MJ. Cuidados de Enfermería al anciano enfermo de Alzheimer. Enf glob [internet] 2009 [Consultado 16 agos 2022]; 7 (3). Disponible en: https://revistas.um.es/eglobal/ article/view/75321/73061
  12. Esani Larramendi N, Canga-Armayor A. Familia cuidadora y enfermedad de Alzheimer: una revisión bibliográfica. Gerokomos [internet] jun 2011[Consultado 16 agos 2022]; 22 (2). Disponible en: https://scielo.isciii.es/scielo. php?pid=S1134928X2011 000200002&script=sci_art text&tlng=pt
  13. Sánchez-Pascual P, Mouronte-Liz P, Olazarán-Rodríguez J. Beneficios de un programa de formación del cuidador en la demencia: experiencia piloto desde la Enfermería especializada. Rev neurol [internet] 2001 [Consultado 16 agos 2022]; 33 (5): 422-424. Disponible en: https://sidinico.usal.es/idocs/ F8/ART13918/beneficios_de_un_ programa_forma cion_cuidador.pdf
  14. Perez Perdomo M. Orientaciones para una mejor atención de los ancianos con Alzheimer en la comunidad. Rev haban cienc med [internet] dic 2008 [Consultado 16 agos 2022]; 7 (4). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php? pid=S1729519X200800030 0009&script=sci_artte xt&tlng=en
close

BOLETÍN DE NOVEDADES

Datos opcionales:

(En ocasiones enviamos información específica para una zona o categoría concreta)

He leído y acepto la Política de Privacidad *

Ver Política de Privacidad y Aviso legal

Su dirección de e-mail solo se utilizará para enviarle nuestra newsletter, así como información sobre las novedades de la revista y Editorial Ocronos. Puede utilizar el enlace integrado en la newsletter para cancelar la suscripción en cualquier momento.