Actuación enfermera ante la presencia de hematuria en Servicio de Urgencias

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 4–Abril 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº4: 135

Autor principal (primer firmante): Giselle Leonor Miranda Fernández

Fecha recepción: 1 de Abril, 2021

Fecha aceptación: 25 de Abril, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(4): 135

Autora:

Giselle Leonor Miranda Fernández

Introducción

La hematuria es la presencia de glóbulos rojos en la orina, cosa que indica alteración en las vías urinarias. Puede ser causado por múltiples factores como traumatismo, infección, tumores o la simple ingesta de fármacos o colorantes.

publica-TFG-libro-ISBN

Dependiendo de la cantidad de hematíes que encontremos por campo de sedimento se pueden clasificar en microhematuria; si encuentran entre 3 y 100 hematíes o hematuria franca si se encuentra por encima de 100 hematíes.

También se puede clasificar en función del momento de la micción en el que aparece. Si aparece al inicio suele sugerir que su rigen se encuentra en la uretra, si se mantiene a lo largo de la micción suele ser por causa intravesical o de origen previo a la vejiga; y si sucede en el final se la micción nos puede hacer sospechar de irritación prostática.

Esto no se debe confundir con ‘uretrorragia’ lo cual indica un sangrado procedente de la uretra, pero no relacionado con la micción, por lo que implica una lesión directa en el tejido de la uretra distal.

Objetivos

– Describir la actuación a llevar a cabo por parte de la enfermera ante la presencia de paciente con hematuria en un servicio de urgencias.

Método

Se realizó una revisión bibliográfica en bases de datos de ciencias de la salud, tales como PubMed, SciELo y Cinahl. Dentro de ellas se seleccionaron aquellos artículos referentes a la hematuria en población adulta. Se priorizaron aquellos artículos que abordan el problema desde el servicio de urgencias. Se descartaron aquellos que implicaban población pediátrica o relación con COVID-19.

También se realizaron búsquedas en buscadores genéricos como Google para encontrar los protocolos de hospitales españoles por similitud de recursos.

Desarrollo

Las principales causas de la hematuria pueden ser asociadas a:

  • Tumores: Depende de la localización del tumor, pero se suele manifestar como una hematuria franca acompañada o no de coágulos y retención urinaria por la presencia del propio coágulo.
  • Proceso infeccioso de las vías urinarias, se venir acompañado de clínica infecciosa como fiebre, escalofríos, piuria; etc.
  • Si el paciente toma fármacos como AINES.
  • Litiasis renal: Se suele tratar de una hematuria discreta asociada al dolor cólico por la presencia de un cálculo en vías urinarias.
  • Causa hematológica: si el paciente está a tratamiento con anticoagulantes

La clínica que presente el paciente ayuda a orientar el diagnóstico, ya que si viene acompañado de equimosis o petequias se sospecha de alteraciones en la coagulación. En los pacientes varones está recomendado el tacto rectal para descartar alteraciones de origen prostático.

Esta clínica nos orienta a un cuadro más grave si el paciente presenta alteraciones hemodinámicas o retención de la orina.

El tratamiento se inicia con la colocación, por parte de la enfermera de un sondaje vesical de grueso calibre que posea 3 luces para poder realizar lavados vesicales manuales con jeringa para recuperar la permeabilidad. Posteriormente se puede iniciar el lavado continuo hasta que se obtenga orina clara. Además, la ingesta de líquidos abundantes se encuentra ampliamente recomendada

Para la colocación del sondaje vesical es preciso informar al paciente de la necesidad de realizar la técnica para que éste de su consentimiento. En caso positivo, procederíamos a preparar el material y el campo en el que vamos a trabajar. Daríamos intimidad al paciente y comenzaríamos con el aseo de los genitales; en caso de la mujer se debe realizar la higiene de los genitales con los labios mayores abiertos sin cerrarlos en ningún momento. Si se tratase de un hombre, sería necesario retraer el prepucio. A continuación, se aplica el antiséptico de elección, éste dependerá del protocolo vigente del centro en el que se trabaje, pero la povidona yodada es el más extendido.

El siguiente paso consiste en lubricar el extremo a introducir de la sonda y localizar el meato uretral para introducirla. Se va introduciendo gradualmente la sonda hasta que nos encontremos en vejiga, ya que saldrá orina por la luz colectora. En caso de ser un hombre, es posible que notemos cierta resistencia al pasar por la próstata y será necesario levantar el pene hasta un ángulo de 90º. Acto seguido, se debe hinchar el balón de la sonda con el volumen indicado en la misma según el calibre. El siguiente paso es conectarla al sistema colector mientras se prepara el material para el lavado vesical. Si se van a realizar lavados continuos se conectará a la tercera luz.

Se debe revisar frecuentemente la permeabilidad del sistema colector, evitar acodamientos y vaciar la bolsa colectora cuando se encuentre a ¾ de su capacidad.

Existe la posibilidad de que el paciente sea dado de alta con el sondaje vesical y la enfermera es la encargada de educarle sobre los cuidados básicos a llevar a cabo en el domicilio, tanto de higiene, como mantenimiento.

Conclusión

La hematuria es una patología frecuente en el Servicio de Urgencias y tiene un abordaje sencillo. El cuidado principal, a parte del control del dolor y corrección de la causa, es la realización de lavados vesicales por medio de sondaje hasta la aparición de orina clara. En esta actividad la enfermera tiene un papel principal.

Bibliografía

  1. Sen A, Larson JS, Kashani KB, Libricz SL, Patel BM, Guru PK, Alwardt CM, Pajaro O, Farmer JC. Mechanical circulatory assist devices: a primer for critical care and emergency physicians. Crit Care. 2016 Jun 25;20(1):153. doi: 10.1186/s13054-016-1328-z. PMID: 27342573; PMCID: PMC4921031.
  2. Bolenz C, Schröppel B, Eisenhardt A, Schmitz-Dräger BJ, Grimm MO. The Investigation of Hematuria. Dtsch Arztebl Int. 2018 Nov 30;115(48):801-807. doi: 10.3238/arztebl. 2018.0801. PMID: 30642428; PMCID: PMC6365675.
  3. Openbrier D. Asymptomatic hematuria. Adv Nurse Pract. 2003 Oct;11(10):81-8. PMID: 14601501.
  4. Bassil N. Quelle serait l’attitude pratique devant une hématurie? [What is the practical management of hematuria?]. J Med Liban. 1992;40(2):119. French. PMID: 1339882.
  5. Fogazzi G, B, Ponticelli C: Microscopic Hematuria Diagnosis and Management. Nephron 1996;72:125-134. doi: 10.1159/000188830
  6. Dungerwalla M, Davies N, Perera M, Papa N, Lawrentschuk N. Manual bladder washouts for urinary clot retention: a survey of knowledge among healthcare workers. Can J Urol. 2015 Dec;22(6):8093-8. PMID: 26688139.
  7. Fárez Orrego X, Sánchez Campoverde D. Protocolo de Enfermería en el Manejo de Inserción y Mantenimiento de los Catéteres Vesicales. Ocronos [Internet]; 2019.
  8. Protocolo de sondaje vesical. Fundación Hospital de Jove, Gijón 2014.
  9. Sondaje vesical. Técnica, cuidados, mantenimiento y evidencia. Hospital Universitario de Donostia. 2012
close

BOLETÍN DE NOVEDADES

Datos opcionales:

(En ocasiones enviamos información específica para una zona o categoría concreta)

He leído y acepto la Política de Privacidad *

Ver Política de Privacidad y Aviso legal

Su dirección de e-mail solo se utilizará para enviarle nuestra newsletter, así como información sobre las novedades de la revista y Editorial Ocronos. Puede utilizar el enlace integrado en la newsletter para cancelar la suscripción en cualquier momento.