Acoso laboral / mobbing en el ambiente sanitario para personal sanitario y no sanitario

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 8–Agosto 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº8: 68

Autor principal (primer firmante): M. José Menéndez Farpon

Fecha recepción: 17 de mayo, 2022

Fecha aceptación: 8 de agosto, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(8) 68

Autoras:

  1. M. José Menéndez Farpon
  2. Ana Rodríguez Fernández

Introducción

La Constitución Española reconoce como derechos fundamentales de los españoles la dignidad de la persona, (artículo 10), así como la integridad física y moral, sin que en ningún caso, puedan ser sometidos a torturas ni a penas o tratos inhumanos o degradantes (artículo 15) Y en el (artículo 40.2) encomienda al tiempo a los poderes públicos, el velar por la seguridad e higiene en el trabajo.

Estos derechos en la legislación española tipifican como FALTA MUY GRAVE, el acoso laboral

publica-TFG-libro-ISBN

La OMS, define la violencia y el acoso en el trabajo como “aquellos incidentes en los que la persona es objeto de malos tratos, amenazas o ataques en circunstancias relacionadas con su trabajo, incluyendo el trayecto entre el domicilio y el trabajo, con la implicación de que se amenace explícita o implícitamente su seguridad, bienestar o salud”.

Desarrollo / contenido

El acoso laboral en el ámbito sanitario según algunos autores está considerado como pandemia mundial

Tipos de violencia: Agresión física, acoso sexual y maltrato psicológico o mobbing son tres formas de violencia laboral. Esta última se caracteriza por el hostigamiento sistemático, llegando a perjudicar la reputación de la víctima. E incluso graves problemas para su salud, tanto, física como psíquica.

Existen una variedad de hechos que se pueden dar en ambientes tóxicos desde calumnias, injurias, ofensas y conflictos en el trabajo pero que no necesariamente constituyen un acoso laboral o mobbing. Para diferenciar entre acoso y conflicto hay que tener en cuenta el factor de intencionalidad que hay detrás de cada uno. Entendemos que detrás del acoso hay una clara intención de hacer daño sobre la persona, por lo que el acoso viene a ser una consecuencia de un conflicto no resuelto.

Quiero mencionar a uno de los importantes investigadores, En 1986, Heinz Leyman lo describe mobbing como:

“Cuadro de acoso en el trabajo, que tiene por objeto destruir la estabilidad psicológica del ser humano a través de una comunicación hostil, sistemática, desprovista de ética, caracterizada por el descredito, desprestigio social, hostigamiento persistente contra la dignidad del empleado con objeto de perturbar la ejecución de las funciones aprovechando las disfunciones del sistema organizativo, durante por lo menos 6 meses. No intenta mejorar la productividad, ni optimizar resultados, sino librarse de una o varias personas que molestan de alguna manera o no conforman el pensamiento del sistema”

Como vemos para que exista acoso laboral o mobbing se requiere al menos dos personas involucradas, de las cuales, uno es el ejecutor y el otro la víctima.

Causas y factores que pueden generar violencia en el entorno laboral:

  • La relación y educación del niño en el entorno familiar en que se desarrollan conductas violentas.
  • Factores culturales como reguladores de los umbrales de tolerancia. La sociedad con estos niveles de desigualdad económica y pobreza son más propensas
  • Factores de personalidad de la víctima, carencias afectivas, baja autoestima.
  • Enfermedades mentales.

Conclusión

Considero el mobbing un problema de salud pública, pues afecta al acosado/a y a su familia. Los responsables del buen funcionamiento del sector sanitario pasan por garantizar las condiciones de trabajo, oportunidades de desarrollo, participación en la toma de decisiones que sirvan de garantía de transparencia organizativa, dejando al lado el autoritarismo. Garantía de trato justo y fomentar las posibilidades de denuncia y no discriminación.

Es necesario que las empresas, organizaciones sindicales y Servicios de prevención y Comité de Seguridad y Salud en el Trabajo tengan un papel esencial en la detección temprana de la violencia interna en el trabajo, proponer a las Direcciones correspondiente posibles medidas de actuación. La Administración Sanitaria deberá asignar los recursos necesarios para prevenir, gestionar y afrontar el riesgo. Ya que las consecuencias de estos abusos suelen dejar en las victimas cicatrices imborrables y deterioros de su salud tanto física como psíquica.

Bibliografía

  1. Constitución española.
  2. https://revistamedica.com/acoso-laboral
  3. Logos/acoso laboral en el ámbito sanitario