Acné

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. Nº 1–Enero 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; nº 1: 463

Autor principal (primer firmante): Paula Gimeno Laguna

Fecha recepción: 29/12/2023

Fecha aceptación: 24/01/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(1): 463

Autores:

  1. Paula Giménez Laguna
  2. Ana Villegas Vitales
  3. Vanesa Berniz Cebrián
  4. Verónica López Montón
  5. Alexandra Piqueras Cortijo
  6. Lucy Jacinta Carpio Moran

Categoría: TCAE

Palabras clave: Acné, piel, folículo, afección, factores. Grasa, pecho, espalda, hormonas, estrés, espinilla, punto negro, nódulo, cicatriz, enrojecimiento.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Introducción

El acné es una afección cutánea común que ocurre cuando los folículos pilosos se obstruyen con aceite y células muertas de la piel. Esto puede resultar en la formación de espinillas, puntos negros, pústulas y nódulos.

El acné suele afectar áreas con glándulas sebáceas activas, como la cara, el pecho y la espalda. Factores como la genética, las hormonas y ciertos hábitos alimenticios pueden contribuir a su desarrollo.

Factores que influyen

Podemos encontrar varios factores que pueden contribuir al desarrollo del acné, vamos a nombrarlos y desarrollarlos brevemente a continuación:

  • Producción excesiva de sebo: Un aumento en la producción de sebo por las glándulas sebáceas puede obstruir los folículos pilosos.
  • Células cutáneas muertas: La acumulación de células cutáneas muertas puede mezclarse con el sebo y obstruir los poros.
  • Bacterias: La bacteria Propionibacterium acnés puede prosperar en los folículos obstruidos, causando inflamación.
  • Hormonas: Cambios hormonales, comunes en la adolescencia, durante el ciclo menstrual, el embarazo o debido a condiciones médicas, pueden influir en la producción de sebo.
  • Factores genéticos: La predisposición genética puede aumentar la probabilidad de desarrollar acné.
  • El uso de ciertos medicamentos: Algunos medicamentos, como los esteroides, corticosteroides o anticonceptivos orales, pueden desencadenar o empeorar el acné.
  • Cosméticos y productos para el cuidado de la piel: El uso de productos comedogénicos puede obstruir los poros y contribuir al acné.
  • Estrés: Si bien no causa directamente el acné, el estrés puede exacerbar la afección en algunas personas.
  • Obstrucción de los folículos pilosos: Acumulación de células muertas de la piel y sebo, obstruyendo los poros.
  • Factores dietéticos: Aunque la relación entre la dieta y el acné no está completamente clara, algunos estudios sugieren que ciertos alimentos, como los lácteos y los alimentos ricos en carbohidratos, podrían estar relacionados con el acné en algunas personas.
  • Presión y fricción: El roce constante de la piel con objetos o manos puede irritarla y contribuir al acné.

Síntomas

Los síntomas del acné siempre pueden variar según la gravedad y presentación en cada persona, pero los síntomas más comunes son los siguientes:

  • Espinillas: Lesiones elevadas en la piel que pueden contener pus. Incluyen pápulas y pústulas.
  • Puntos negros (comedones abiertos): Poros obstruidos por sebo y células muertas que aparecen de color oscuro en la superficie de la piel.
  • Puntos blancos (comedones cerrados): Poros obstruidos que se ven como pequeñas protuberancias blancas bajo la piel.
  • Nódulos: Lesiones grandes y sólidas bajo la piel, a menudo dolorosas, que pueden persistir durante semanas o meses.
  • Quistes: Lesiones llenas de líquido que son más profundas y más grandes que los nódulos y pueden dejar cicatrices.
  • Enrojecimiento: La piel afectada puede estar enrojecida alrededor de las lesiones inflamadas.
  • Cicatrices: En algunos casos, el acné puede dejar cicatrices permanentes, especialmente si se manipula.

Es importante abordar el acné de manera adecuada para prevenir la aparición de cicatrices y mejorar la calidad de la piel.

Tratamiento

El tratamiento del acné puede variar según el tipo de acné que tenga el paciente, pero algunas opciones comunes incluyen:

  • Productos tópicos: Geles, cremas o lociones que contienen ingredientes como peróxido de benzoilo, ácido salicílico o retinoides para ayudar a destapar los poros y reducir la inflamación.
  • Antibióticos tópicos u orales: Pueden ser recetados para combatir las bacterias y reducir la inflamación en casos más graves.
  • Anticonceptivos orales: Principalmente para mujeres, algunos anticonceptivos pueden ayudar a regular las hormonas y reducir el acné.
  • Isotretinoína: Un medicamento oral reservado para casos severos de acné resistente a otros tratamientos. Requiere supervisión médica debido a posibles efectos secundarios.
  • Procedimientos dermatológicos: Esto puede incluir terapias con láser, peelings químicos o drenaje de quistes, realizados por un dermatólogo.
  • Cuidado diario de la piel: Mantener una rutina de cuidado de la piel con productos adecuados para tu tipo de piel puede ayudar a controlar el acné.

Bibliografía

  1. Acné [Internet]. Mayoclinic.org. 2022 [citado el 22 de noviembre de 2023]. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es/diseases-c onditions/acne/symptoms-causes/syc- 20368047
  2. Acné [Internet]. Medlineplus.gov. [citado el 22 de noviembre de 2023]. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/art icle/000873.htm
  3. Acné [Internet]. Top Doctors. [citado el 22 de noviembre de 2023]. Disponible en: https://www.topdoctors.es/diccionario-me dico/acne
  4. Acné [Internet]. Kidshealth.org. [citado el 22 de noviembre de 2023]. Disponible en: https://kidshealth.org/es/teens/acne.htm l