Las 10 profesiones con mayor riesgo para la audición

La exposición al ruido puede tener consecuencias nocivas para nuestra salud, tanto temporales como permanentes. Sin embargo, el daño que causa la exposición continua al ruido no suele ser inmediato, sino que aparece con el paso del tiempo y suele darse de manera progresiva, con lo cual la persona no es consciente de ello hasta que existe una pérdida auditiva avanzada.

Es la alerta que han querido lanzar los expertos de los centros auditivos Aural, la red pionera de la audiología en nuestro país, que cuenta ya con alrededor de 250 gabinetes en España.  

Estas consecuencias pueden ser psicológicas (estrés, ansiedad, irritación, insomnio) o fisiológicos (pérdida auditiva, zumbidos en los oídos, hipertensión o dificultades digestivas o circulatorias).

La hipoacusia o sordera provocada por el ruido está considerada enfermedad profesional. Además, la exposición prolongada al ruido en el trabajo es una de las causas más frecuentes de deterioro auditivo. Resulta tan dañino exponernos a ruidos de intensidades moderadas como una breve exposición a ruidos intensos.

El volumen del ruido o de los sonidos se mide en decibelios (dB). Cuando estamos en el trabajo, si la media del volumen existente durante la jornada iguala o supera 87 dB la ley nos obliga a estar protegidos para disminuir en la medida de lo posible los daños que sufrimos por nuestra exposición. El rango que una persona con audición dentro de la normalidad percibe va desde 0 a 120 dB y que cuando pasamos una hoja de periódico el volumen está alrededor de los 45 dB, mientras que una conversación en un lugar tranquilo no suele superar los 65 dB.

profesiones-riesgo-audicion

Los expertos de Aural han elaborado una lista que incluye 10 de las profesiones más perjudiciales para la audición.

  • Músicos. Más del 37% de los músicos, según un estudio de Aural, es consciente de presentar algún problema auditivo, una cifra claramente superior a la que se da en el global de la población, donde solo un 11,3% de las personas padece pérdida auditiva. La presión de sonido en un concierto puede alcanzar los 112 dB y, en el caso de bandas de rock puede incluso alcanzar los 130 dB.
  • Personal de mantenimiento aeroportuario: El ruido que soporta el personal de mantenimiento de aviones, mozos de equipajes y personal de aerolíneas puede superar los 140 dB. No es el caso de los pilotos y la tripulación de cabina, que no suelen estar expuestos a intensidades mayores a 85dB.
  • Pilotos de competición: Los conductores de coches o motos de competición pueden estar expuestos a más de 120 dB.
  • Conductores de maquinaria pesada y profesionales de la construcción. También los conductores de maquinaria pesada pueden tener que lidiar con presiones de más de 120 dB. Por su parte, la maquinaria que utilizan los profesionales de la construcción puede superar los 110 dB. 
  • Mineros. Las perforadoras y taladros y las voladuras pueden emitir ruidos superiores a los 135 dB, muy lejos de lo recomendable.
  • Jardineros. Las motosierras, desbrozadoras, cortadores de aire comprimido o un cortacésped pueden alcanzar presiones superiores a los 105 dB.
  • Peluqueros. No parece que esta profesión sea de riesgo para la salud auditiva, pero lo cierto es que un secador en marcha sujetado con tu mano en el mismo espacio que los secadores de otros compañeros puede sobrepasar fácilmente 85dB. No es una exposición intensa, pero al ser constante también puede acabar siendo igual de dañina.
  • Profesor de enseñanza infantil. Tampoco parece una de las profesiones más dañinas para el oído, pero un aula llena de niños puede superar fácilmente los 85dB de presión sonora.
  • Trabajadores de fábrica. Una presión de hasta 95 dB es la que deben soportar los trabajadores de una línea de producción o den una nave en la que hay máquinas grandes y ruidosas.
  • Granjeros y trabajos agrícolas.  El ruido que emiten los cerdos, por ejemplo, puede superar los 105 dB Esto sin contar la presión sonora provocada por la maquinaria agrícola.

A todos estos profesionales los expertos de Aural les recomiendan especialmente el uso de protectores auditivos y la realización de revisiones auditivas gratuitas, que en los centros Aural no tienen coste alguno.